Breve etnografía de los empleados públicos

Cuadro de René Magritte

 

Resumen

La tesis de este artículo es que la subcultura de los empleados públicos, en España, agrupados en unidades administrativas pequeñas y medias, presenta similitudes con los elementos de la subcultura de los campesinos. Para ello se apoya en el enfoque de la imagen del bien limitado del antropólogo Foster.

Summary

The thesis of this article is that the subculture of civil servants, in Spain, grouped in small and medium administrative units, presents similarities with the elements of the subculture of the peasants. To this end, it is based on the anthropologist Foster's approach of the image of the limited good.

Índice

  • ¿Qué demonios es una etnografía?
  • ¿Cuál es el objetivo que persigo?
  • ¿Por qué me apoyo en la antropología y no en la ciencia de la administración?
  • Comparación asombrosa
  • La imagen del bien limitado de Foster
  • Características de la imagen del bien limitado en el funcionariado

 

¿Qué demonios es una etnografía?

Para poder entender un artículo hay que comprender primero el título, que suele darnos una pista de lo quiere decir el autor. Así que, querido lector, si quieres comprender lo que quiero expresar y si yo quiero que tú me comprendas, hemos de empezar por saber qué es una etnografía.

Para el famoso sociólogo británico Anthony Giddens (1), la etnografía es “el estudio directo de personas y grupos durante un cierto periodo, utilizando la observación participante o las entrevistas, para conocer su comportamiento social”.​ Se trata de registrar una imagen realista y fiel del grupo estudiado. Es la técnica principal de investigación de la antropología social y cultural. El gran antropólogo francés Claude Levi-Strauss (2) la considera incluso como la primera etapa de investigación antropológica.

En un principio esta técnica se utilizó para analizar a las comunidades aborígenes, actualmente se aplica también al estudio de cualquier grupo humano que se pretenda conocer mucho mejor, ya sea la tribu de los yanomamos del Amazonas como la tribu urbana de Skin Heads de Vicálbaro o la tribu de los empleados públicos de la Administración General del Estado.

Giddens en su definición cita a la observación participante. Es esta una técnica de recolección de datos que se usa habitualmente en las ciencias sociales, especialmente, en la antropología social y cultural, que ha construido su identidad en su derredor. Su objetivo es familiarizarse estrechamente con un determinado grupo de individuos - como un grupo religioso, ocupacional, subcultural o una comunidad en particular - y sus prácticas, a través de una participación intensa con las personas en su entorno cultural, generalmente a lo largo de un periodo de tiempo extendido.

En mi caso, he estado “infiltrado” en el grupo que vamos a estudiar, los empleados públicos, desde hace treinta y cinco años, por mi condición de funcionario. Por lo tanto, no será por falta de experiencia si este pequeño estudio no llega a sus ambiciosas metas, sino, en todo caso, será por falta de talento del autor.

¿Cuál es el objetivo que persigo?

¿Y cuáles son esas ambiciosas metas que persigo? Pues, lo que intento definir, es el sistema ético-ideológico y la conducta intragrupal, que rige las relaciones personales e internas de las unidades administrativas; sobre todo, en las de tamaño pequeño y medio en las que dicha conducta está reforzada por una mayor vida en común de estas entrañables personas que somos los funcionarios.

Asimismo, fijaremos el foco en los empleados públicos de niveles administrativos medios y bajos, porque son los más numerosos y están más lejos de los comportamientos políticos que marcan otro tipo de conductas más cercanas al dirigente o al directivo.

¿Por qué me apoyo en la antropología y no en la ciencia de la administración?

Este sistema ideológico y ético que rige las conductas y las relaciones intragrupales tiene una importancia vital en el funcionamiento general de las administraciones. Sin embargo, no es objeto de estudio desde la ciencia de la administración, creo que hay al menos dos razones para que esto ocurra.

En primer lugar, porque es un mecanismo sutil que forma parte de la esencia de ser funcionario. Es algo natural en el paisaje, algo que siempre ha estado ahí formando parte del cuadro, por tanto, es muy difícil de detectar, definir y medir. Y no se me ocurre mejor forma de hacerlo que mediante la antropología, que está pensada precisamente para esto.

En segundo término, el objeto principal de la ciencia de la administración es la compleja y cambiante organización que constituye la Administración pública y los grupos humanos que la dominan. Está, por tanto, interesada en el estudio de una organización enorme, fragmentada en múltiples organismos dependientes más especializados, en su funcionamiento, en su normativa, en su conexión con la política y en las personas que la dirigen, no en los funcionarios de nivel medio y bajo y en su subcultura.

Comparación asombrosa

Bueno, querido lector, ha llegado el momento de lanzar mi bomba. Después de treinta y cinco años de observación participante, encuentro similitudes importantes entre la subcultura de los empleados públicos y la ideología (3) - entendida como conjunto de creencias compartidas socialmente acerca del mundo y no como pensamiento político – de los campesinos.

Esto es algo que no debería sorprender a mis lectores habituales, pues para mí, la ideología del campesino una de las de mayor influencia de la cultura española (ver Las tres ideologías básicas del Homo Hispanicus ).

Si uno mira una Unidad Administrativa de tamaño medio o pequeño, formada como mucho por unos sesenta funcionarios, estaremos observando un grupo social tremendamente parecido a una aldea campesina. No tienen nada aparentemente en común, pero comparten su esencia ética e ideológica. Es igual que esa Unidad esté localizada en el medio urbano o que su trabajo implique una alta cualificación técnica, ni que se usen procedimientos burocráticos, los funcionarios que la integran tienen una conducta muy parecida, en sus relaciones laborales, a la del campesino en sus relaciones sociales con sus paisanos.

Para ver que no estoy diciendo ninguna tontería, debemos fijarnos antes en qué consiste la subcultura campesina, y luego trazar las características que permitan encontrar los paralelismos con respecto a la conducta social de los empleados públicos.

La imagen del bien limitado de Foster

El antropólogo George Foster (4), descubrió que las economías campesinas “clásicas”, esto es, las comunidades agrícolas no industriales dentro de Naciones-Estado (en concreto estudió comunidades campesinas en el sur de Europa) se caracterizan por una determinada ideología o visión de mundo. Foster citó diversos casos etnográficos para ilustrar esta visión de mundo campesina, a la que denominó la imagen del bien limitado.

En esta ideología, todo se percibe como finito: tierra, riqueza, salud, amor, amistad, honor, respeto, status, poder, influencia, seguridad. Al ver todo como escaso, los campesinos creen existe una reserva común, un fondo imaginario de todo aquello que tiene valor en su comunidad. En este sistema de ideas, los individuos sólo pueden descollar en algo porque se apropian de una parte mayor de la que les correspondería en términos proporcionales de esa especie de reserva común, lo que implica privar a otros de lo que sería su parte.

Los campesinos aceptan la riqueza diferencial que procede de fuera de la comunidad (por ejemplo el trabajo asalariado realizado fuera de la localidad) ya que resulta evidente que no ha supuesto extraer nada de la reserva común finita de carácter local. Los beneficios pueden proceder también de la pura suerte (por ejemplo, la lotería). En todos estos casos la reserva de bienes de la comunidad permanece intacta.

En cualquier otro caso, las personas prósperas pueden verse forzadas a patrocinar ceremonias que reducen la riqueza diferencial. Los campesinos prósperos pueden convertirse en el blanco del chismorreo, la envidia, el ostracismo y la violencia física. Dadas tales respuestas, se intenta ocultar la buena fortuna: las ropas, casas y dieta, continúan como siempre.

Más aún, también se desconfía de las personas que han tenido mala suerte y se hunden por debajo de la norma comunitaria, porque se piensa que envidian a todos los demás.

Según Foster, la imagen del bien limitado se desarrolla cuando las sociedades campesinas enfatizan la organización en familias nucleares, pero no cuando son importantes los grupos de filiación corporativos.

También señaló que la imagen del bien limitado es una respuesta a la posición subordinada de los campesinos dentro de una sociedad más amplia. Cuando el acceso a la riqueza, al poder, y a la influencia es más abierto, la imagen del bien limitado decae.

Es significativo que Foster estudiara comunidades del sur de Europa. España ha sido un país mayoritariamente campesino hasta bien entrado el siglo XX, como se suele decir, “hasta hace tres días”. Si nos rascan un poco, debajo de una bonita capa de habitantes de un país desarrollado, aparecen “restos ideológicos” que se manifiestan en nuestro comportamiento, que son muy semejantes a los descritos por Foster.

Fundamentalmente estos restos de éticas anticuadas, que afloran a la superficie de vez en cuando, derivan de dos ideologías que fueron dominantes en la España moderna: la hidalga y la campesina. Pero no nos vamos a extender en esto, no forma parte del artículo, simplemente es el marco en el que está inscrito el colectivo que queremos estudiar. Sólo quiero destacar que al funcionario, como al registrador de la propiedad o al ingeniero de telecomunicaciones, si se le somete a determinadas condiciones laborales, echará mano a una ideología que tiene en su acervo cultural, mucho más próxima de lo que su aspecto y comportamiento exterior aparenta.

Características de la imagen del bien limitado en el funcionariado

En el análisis de Foster es muy importante el concepto de escasez. La razón de que la ideología campesina es como ha descrito es porque en el medio rural no había abundancia sino todo lo contrario, era una comunidad de subsistencia.

El empleado público, sobre todo de los niveles medios y bajos, también siente que su vida laboral está inmersa en un contexto en el que también prima la escasez. Los sueldos, los recursos, los medios técnicos son escasos, la movilidad del puesto de trabajo es casi inexistente, también son casi inexistentes los incentivos a la producción, los ascensos, las recompensas.

Años de tasas de reposición bajas han creado la sensación de que cada vez hay menos funcionarios y que éstos son más viejos. Los premios y honores siempre suelen recaer sobre los niveles altos, dejando sobre el resto la sensación de falta de incentivos, el sentimiento de que el día siguiente siempre va a ser igual al anterior. Un sentimiento muy parecido a la anomia que describiera Durkheim (5).

Por tanto, las condiciones de partida entre el mundo del campesino y el del funcionario son similares. Cierto es que entre el campo español anterior al período de desarrollo de la década de 1960 y el funcionariado actual de principios del siglo XXI existe una gran distancia, pero esta no es la comparación correcta.  Foster se refería a la diferencia entre el campo y la ciudad, lo que llevaba a la sociedad rural a sentirse subordinada con respecto a la sociedad más amplia. Si repasamos lo escrito en párrafos anteriores, existe una sensación de escasez y de falta de futuro en muchos sectores de la Administración que se manifiesta en un sentimiento de subordinación del empleado público respecto a la sociedad a la que sirve. Luego estamos ante el mismo tipo de sentimiento.

El hecho de que la movilidad entre puestos de trabajo sea escasa es otra característica muy importante para exponer nuestra tesis. Al hacerse los puestos permanentes, las relaciones humanas en los grupos se hacen permanentes también, se estancan en un determinado estadio que suele ser el de “llevarse mal”. Al cabo de los años, por muy buenas relaciones que se mantengan, no pueden evitarse los conflictos. Como éstos no pueden resolverse con el movimiento en el puesto de trabajo de alguno de los protagonistas, el conflicto muchas veces no se resuelve, con el tiempo pierde intensidad y queda en un segundo plano, con ganas de aflorar a la menor oportunidad. Los teóricos del conflicto además nos enseñan que es más fácil pasar de una situación de menor conflicto a otra de mayor conflicto que al contrario, con lo que al final, la resultante, es el conflicto latente permanente.  Es decir, una calma aparente y una convivencia normal, sobre un sustrato de conflicto que amenaza saltar en cualquier momento. Y que de hecho salta de vez en cuando.

En este sentido también existe una clara similitud con el campesino. A todos nos suenan las grandes querellas que solían estallar en los pueblos, en un sustrato en el que la permanencia de las personas y la quietud del sistema social era evidente, al menos, antes de que comenzara la emigración del campo a la ciudad.

El campesino, saluda a los mismos vecinos todos los días a las mismas horas, celebra los mismos ritos y da los mismos pasos para ir a su campo, realiza los mismos trabajos y se va a tomar el chato de vino al mismo bar con la misma gente. El funcionario saluda a los mismos compañeros todos los días a las mismas horas, celebra los mismos ritos y da los mismos pasos camino de la oficina, realiza los mismos trabajos y va a desayunar – todo un ceremonial por cierto – con la misma gente. Y esto día tras día y año tras año.

Foster también concedía importancia en su análisis a comunidades cuya estructuración familiar estaba constituida en base a la familia nuclear, es decir, la formada por los padres e hijos que no se han independizado. Pues bien, es otra similitud en ambos casos porque, independientemente de que hoy en día están surgiendo otros tipos de familia, la familia nuclear es el tipo más común en nuestra sociedad.

Ya tenemos todos los ingredientes que son comunes a ambos colectivos:

  • Situación de escasez de recursos
  • Un gran diferencial entre la sociedad en general y la comunidad a la que se pertenece que provoca una visión subordinada del mundo.
  • Una situación que se alarga en el tiempo hasta hacerse permanente.
  • La familia nuclear como sistema de organización familiar

De esta manera, igual que Foster explicó ciertos comportamientos en comunidades campesinas en base a la existencia de un fondo común imaginario, podemos observar en grupos relativamente pequeños de empleados públicos el mismo comportamiento.

Supongamos que un funcionario quiere descollar, el grupo intentará “disciplinarle” mediante presión. Primero desmoralizando y, si esto no es suficiente, criticando o atacando directamente. El funcionario ambicioso – en el buen sentido de la palabra – deberá disfrazar su ambición, disimular sus intenciones si es quiere llevar a buen puerto sus expectativas o, al menos, conseguirlas sin oposición.

Hagamos un sencillo experimento, despliegue usted, en caso de no tener trabajo en ese momento, un periódico sobre la mesa. No pasará nada especial. Despliegue sobre la mesa el temario de una oposición o un libro de texto, presenciará usted una reacción agresiva. Lo cierto es que ambas acciones están mal desde un punto de vista ético, pero sólo una de ellas tendrá una respuesta negativa. Ascienda usted un puesto sin cambiar de Unidad, será blanco del chismorreo, la envidia y el ostracismo en mayor o menor grado.

La diferencia con el análisis de Foster y, por tanto, la diferencia entre la aldea campesina y la aldea funcionarial es una cuestión de grado. En el ámbito administrativo no se llega a la violencia física y el conflicto suele ir por derroteros menos agresivos, probablemente porque se está más lejos del régimen económico de subsistencia.

Para terminar, hay que analizar otras variables independientes que influyen sobre el sistema ideológico que estamos tratando: el tamaño de las unidades administrativas y la categoría profesional de los funcionarios.

En cuanto al tamaño, para observar bien este fenómeno hay que fijar el ámbito de estudio en unidades o departamentos pequeños. En departamentos con un gran número de empleados se tiende a la despersonalización, a la falta de identificación con los compañeros y con la Unidad. Por tanto, a mayor tamaño menor implantación de la imagen del bien limitado.

Por otra parte, si tenemos en cuenta la categoría profesional, el fenómeno es tanto más patente cuanto menor sea el nivel medio de los funcionarios, no porque éstos sean más “malos”, sino porque en estos grupos las condiciones de partida descritas anteriormente están más presentes. Los altos funcionarios, que están muy organizados profesionalmente, con gran espíritu corporativo, que están mejor retribuidos y que tienen compensaciones de tipo psicológico, como el hecho de tomar decisiones de gran importancia socioeconómica, están más incentivados y tienen una percepción distinta del diferencial sociedad-funcionariado, y son menos proclives a tener los valores de la imagen del bien limitado.

Algún lector puede estar pensando que en la empresa privada es posible encontrar reacciones similares. Por supuesto, basta con que las condiciones de partida sean las mismas o parecidas. En nuestra cultura, nadie está inmune a este fenómeno.

Juan Carlos Barajas Martínez

Sociólogo y funcionario

 

Notas:

  1. Anthony Giddens (Londres, Inglaterra, 18 de enero de 1938) es un sociólogo inglés, reconocido por su teoría de la estructuración y su mirada holística de las sociedades modernas. También adquirió gran reconocimiento debido a su intento de renovación de la socialdemocracia a través de su teoría de la Tercera Vía. Es considerado como uno de los más prominentes contribuyentes modernos en el campo de la Sociología, es autor de al menos 34 libros publicados en no menos de 29 idiomas —publicando en promedio más de un libro por año—. También se lo ha descrito como el científico social inglés más conocido desde John Maynard Keynes
  2. Claude Lévi-Strauss (Bruselas, 28 de noviembre de 1908-París, 31 de octubre de 2009) fue un antropólogo y etnólogo francés, una de las grandes figuras de su disciplina en la segunda mitad del siglo XX. Introdujo el enfoque estructuralista en las ciencias sociales, fue de hecho el fundador de la antropología estructural, método basado en la lingüística homónima creada por Saussure y desarrollada por el formalismo ruso. Dado el peso de su obra, dentro y fuera de la antropología, fue uno de los intelectuales más influyentes del siglo XX.
  3. La ideología para la sociología es el conjunto de creencias acerca del mundo que comparten ciertos grupos de personas. Son visiones cosmológicas – es decir visiones acerca de cómo se percibe el mundo - que se construyen socialmente. La ideología tiene que ver con la ética en el sentido de que la primera enmarca a la segunda. El sistema ético imperante en un grupo viene dibujado por la ideología dominante en dicho grupo.
  4. George M. Foster fue antropólogo en la Universidad de California, Berkeley, mejor conocido por sus contribuciones a las sociedades campesinas y como uno de los fundadores de la antropología médica.
  5. Émile Durkheim (Épinal, Francia, 15 de abril de 1858 – París, 15 de noviembre de 1917) fue un sociólogo francés. Estableció formalmente la disciplina académica y, junto con Karl Marx y Max Weber, es considerado uno de los padres fundadores de dicha ciencia. Ver “De cuando la sociología daba sus primeros pasos” en este mismo blog.


Bibliografía:


Antropología, una explicación de la diversidad humana,

Conrad Phillip Kottak,

McGraw-Hill,

Madrid 1999

 

Introducción a la Etnología

Jacques Lombard

Alianza Universidad

Madrid 1997

 

Conceptos fundamentales de Sociología

Roberto Garvía

Ciencias Sociales

Alianza Editorial, Madrid, 3ª edición 2003

 

La ideología funcionarial. La imagen del bien limitado

Juan Carlos Barajas

Artículos y estudios de sociología

http://www.carlosmanzano.net/articulos/

 

Las tres ideologías básicas del Homo Hispanicus

Juan Carlos Barajas

Sociología Divertida

https://sociologiadivertida.blogspot.com/2012/01/las-tres-ideologias-basicas-del-homo.html

 


Licencia de Creative Commons
Creado a partir de la obra en https://sociologiadivertida.blogspot.com/.

La sociología marxista después de Marx: ortodoxos y hegelianos

Marxistas ortodoxos y hegelianos

  

Resumen

Este artículo describe la obra y vida de los sociólogos que recogieron la antorcha de Marx. Se estudiarán las aportaciones de los marxistas ortodoxos – deterministas y científicos, para los que sólo había que esperar a que el capitalismo se derrumbara solo - y los marxistas hegelianos – más próximos a la sociología y que atribuían a las personas un sujeto político-.

 

Summary 

This article describes the work and life of the sociologists who collected Marx's torch. It will study the contributions of the orthodox Marxists - determinists and scientists, for whom it was only necessary to wait until capitalism collapsed on its own - and the Hegelian Marxists - who were closer to sociology and who attributed to people a political subject.


Índice

  • Marxistas ortodoxos: Engels y Kaustsky
  • Marxistas hegelianos
  • George Lukàcs
  • Antonio Gramsci

 

Marxistas ortodoxos: Engels y Kaustsky

Después de la muerte de Marx, la teoría marxista quedó en manos de aquellos que veían en su teoría un determinismo económico y científico. El sociólogo norteamericano Inmanuel Wallerstein (1), recientemente fallecido, nombró esta época como la del marxismo ortodoxo.

Friedich Engels (2), amigo y benefactor de Marx, le sobrevivió y puede ser considerado el primer exponente de esta perspectiva y Karl Kautsky (3) su continuador.

Básicamente, el marxismo ortodoxo preconizaba que la teoría científica de Marx revelaba las leyes económicas que regían el mundo capitalista. Estas leyes apuntaban hacia el colapso inevitable del sistema. Y, si el sistema se iba a desmoronar de todas todas, todo lo que había que hacer era sentarse y esperar.

Esto excluía la acción política, una de las premisas principales de Marx. La inevitabilidad de la catástrofe capitalista no necesitaba de la actuación de los individuos, de la lucha de la clase trabajadora.

Este marxismo determinista, regido por leyes indiscutibles, era muy poco sociológico, pues parecía eliminar de un plumazo la relación dialéctica entre los individuos y las grandes estructuras sociales.


Marxistas hegelianos

Claro, esta forma de ver las cosas no se mantuvo mucho tiempo, se produjo una reacción entre los teóricos marxistas que condujo al desarrollo del llamado “marxismo hegeliano” en la primera década del siglo XX.

Los marxistas hegelianos se negaron a reducir el marxismo a una teoría científica que ignoraba el pensamiento y la acción del individuo. Se les llamó marxistas hegelianos porque se esforzaron en realizar una fusión entre el interés de Hegel por la conciencia con el interés de los deterministas por las estructuras económicas de la sociedad: individuo y clase, un enfoque a dos niveles.

En el nivel teórico reafirmaron la importancia del individuo, de la conciencia y de la relación entre el pensamiento y la acción. En el ámbito de lo práctico, subrayaron la importancia de la acción individual para provocar la revolución social.

Los principales autores de esta corriente fueron George Lukács (4) - no, no se trata del director de la “Guerra de las Galaxias”- y Antonio Gramsci.

 

George Lukács

Para George Ritzer (5), George Lukács es el principal exponente de este enfoque teórico. Fue el padre fundador del marxismo occidental y el autor de “Historia y conciencia de clase”, oficiosamente reconocida como la carta fundacional del marxismo hegeliano.

Lukács comenzó a principios del siglo a integrar marxismo y sociología. A mezclar el marxismo determinista con las teorías de Weber (6) y Simmel(7). Lukács mantenía que no rechazaba totalmente el trabajo de los marxistas económicos y que su intención era continuar su camino, ampliar y extender las ideas de éstos. Esta integración entre la teoría marxista y la sociología alemana se aceleró inmediatamente con el desarrollo de la teoría crítica durante los años veinte y treinta, y que será objeto de un artículo posterior.

La principal aportación de Lukács a la teoría marxista es su trabajo sobre dos ideas principales: la reificación y la conciencia de clase.

En la tradición teórica marxista, la reificación - en alemán, verdinglichung, literalmente "convertir en" o "hacer cosa" - es considerar a un ser humano consciente y libre como si fuera un objeto o cosa ni consciente ni libre; es decir, significa considerar a la persona como una cosa. El concepto se amplía para referirse a la cosificación de las relaciones humanas y sociales, que se transformarían - al reificarse - en meras relaciones de consumo de unas personas respecto a otras.

Lukács partió de lo que para él era el problema estructural central de la sociedad capitalista: el concepto de mercancía según lo entendía Marx. En este sentido una mercancía es básicamente una relación entre las personas que adopta la naturaleza de una cosa.

En la sociedad capitalista, las personas producen productos o mercancías como pan, automóviles, servicios, películas… Sin embargo, suelen olvidar el hecho de que son ellas las que producen estas mercancías, no les dan su valor, sino que la asignación del precio de estas mercancías se lo dejan a un mercado que, en un alarde de abstracción aceptado socialmente, se considera independiente de los actores.

El fetichismo de la mercancía es el proceso por el que los actores otorgan a las mercancías y, al mercado creado para ellas, una existencia objetiva e independiente en la sociedad capitalista. Bien, pues es este concepto de Marx de fetichismo de la mercancía, constituye la base del concepto de Lukács de reificación.

La diferencia crucial entre el fetichismo de las mercancías marxista y la reificación de Lukács se encuentra en el alcance de esos dos conceptos. Mientras Marx circunscribe el primero a la institución económica, Lukács aplica el segundo a la sociedad en su totalidad, es decir, al estado, al derecho y al sector económico. La misma dinámica puede aplicarse a todos los sectores de la sociedad capitalista: las personas llegan a creer que las estructuras sociales tienen vida propia, a resultas de lo cual éstas llegan a adquirir un carácter objetivo.

En segundo lugar, hemos citado entre los intereses de Lukacs el concepto de conciencia de clase que también estaba presente en la teoría original de Marx. Podemos definir la conciencia de clase como un sistema de creencias compartidas por los que ocupan la misma posición de clase en la sociedad, la aportación de Lukacs al concepto marxista estriba en que la conciencia de clase no era ni la suma ni la media de las conciencias individuales, sino que era una propiedad de un grupo de personas que ocupan posiciones similares en la maquinaria de producción capitalista.

Esto no explica por qué, como pasa ahora mismo, las clases – o por lo menos la clase trabajadora porque la burguesía nunca ha tenido problemas de identidad - no tienen conciencia de sí mismas, no tienen por lo general un sentido claro de sus verdaderos intereses de clase.

Y es que la conciencia de clase tiene que materializarse. Para Lukacs la mayoría de las clases sociales a lo largo de la historia no han sido capaces de superar las barreras que imponen las condiciones económicas, históricas y sociales que les impiden llegar a una verdadera conciencia de clase, dejando a las personas en una situación inconsciente de su posición, de su misión y de sus intereses.

Sin embargo, aquí le veo muy optimista a don Jorge, la posición estructural del proletariado dentro del capitalismo, le confiere una capacidad peculiar para desarrollar una conciencia de clase. La base económica del capitalismo se ve con mayor claridad y es más simple. Las personas pueden no ser conscientes de sus efectos, pero al menos se percatan inconscientemente de ellos. Como consecuencia de ello, llega un momento en que la conciencia de clase se hace consciente. 

La sociedad entonces se convierte en un campo de batalla ideológico en el que se produce una pugna entre los que quieren escamotear el carácter clasista de la sociedad y los que pretenden divulgarlo. Si las cosas van bien para el proletariado, este pasa de ser una “clase en ”, es decir, una entidad creada estructuralmente, a ser una “clase para sí”, una clase plenamente consciente de su posición y misión.

Dicho en palabras de Lukacs: “la lucha de clases se elevará del nivel de la necesidad económica al de los objetivos conscientes y al de una eficaz conciencia de clase”. Cuando la lucha alcance este punto el proletariado será capaz de actuar y destruir el sistema capitalista.

Lukács le vino a dar al marxismo un brillante barniz sociológico. Como afirma su tocayo George Ritzer, le preocupaba la relación dialéctica entre las estructuras – fundamentalmente económicas – del capitalismo, la ideología – especialmente la conciencia de clase -. El pensamiento individual y, en última instancia, la acción individual. Su perspectiva teórica vincula de modo significativo a los deterministas económicos y a los marxistas más modernos.

 

Antonio Gramsci

El señor Gramsci fue un hombre multifacético. Filósofo, político, sociólogo y periodista. Llegó a ser secretario general del Partido Comunista italiano y fue condenado a veinte años de cárcel por el régimen de Mussolini, curiosamente el fiscal del caso, dijo en su alegato que “debemos impedir funcionar a este cerebro durante veinte años”.

Salió muy enfermo de la cárcel y murió de hemorragia cerebral seis días después de alcanzar la libertad completa. Tenía cuarenta y seis años.

Gramsci vino a completar la teoría de Lukacs allí donde éste la había dejado más coja. Dio con una explicación de por qué a la clase trabajadora le cuesta tanto tener conciencia de clase.

En primer lugar, hay que decir que don Antonio censuraba a los marxistas ortodoxos por su determinismo, fatalismo y mecanicismo. Aunque compartía la idea de que existen regularidades históricas, rechazaba la inevitabilidad de los desarrollos históricos según leyes deterministas. No había que esperar sentado a que el capitalismo se hiciera el harakiri en virtud de una ley histórica, sino que las masas debían actuar y llevar a cabo la revolución social.

Pero para actuar, era necesario que las masas llegaran a ser conscientes de su situación – lo que lukacs llamaba conciencia de clase - y de la naturaleza del sistema en el que vivían. Las masas necesitaban desarrollar una ideología revolucionaria, pero no podían hacerlo solas.

Gramsci trabajaba desde supuestos bastante elitistas: eran los intelectuales los que generaban las ideas que después se divulgaban a las masas, quienes las llevaban a la práctica. Sin embargo, una vez que estas ideas influían en la clase trabajadora, las masas podían realizar las acciones que llevaban a la revolución social. En cierto modo, Gramsci dice que la opresión tiene un componente cultural y la revolución había que hacerla desde la cultura.

Pero ¿qué es lo que impide a las masas alcanzar una consciencia bien fundada de su situación? Bueno, pues aquí llega el concepto principal de la teoría gramsciana: la hegemonía.

Gramsci define la hegemonía como el liderazgo cultural ejercido por la clase dirigente. Es la construcción de un consenso social bajo los dictados de un grupo particular. Compara la hegemonía con la coerción, que es – según sus palabras – “ejercida por los poderes legislativo y ejecutivo, y se expresa en una intervención policial”.

Según Srnicek (8) y Williams (9), un proyecto hegemónico al estilo gramsciano construye un “sentido común” que instaura una visión específica de un grupo como si fuera la de toda la sociedad. Para ello se construyen alianzas políticas explícitas, se difunden valores culturales que apoyan una determinada manera de organizar la sociedad. No son ajenos a esta operación los medios de comunicación y la educación. Gramsci citaba específicamente a los intelectuales que trabajaban para los capitalistas.

En una hegemonía se recurre a otros trucos del merenduco, en primer lugar, se constituyen las relaciones sociales de manera que se produce una cierta convergencia intereses de clases, si al capitalista le va bien al trabajador también le irá bien.

En segundo lugar, se construyen infraestructuras y tecnologías que amortiguan los conflictos de clase, por ejemplo, si construimos calles anchas va a ser más difícil que nos hagan una barricada, en tiempos de Franco, se dice que se construyó el campus de la Universidad Autónoma de Madrid a prueba de disturbios estudiantiles. Se ha realizado en algunas instalaciones modificaciones en la infraestructura para realizar segregación entre las clases, más de una vez se han hecho puentes sobre las carreteras a una altura baja de manera que los autobuses – vehículo por excelencia de la clase trabajadora – no pudieran pasar.

Es muy costoso mantener el orden dando palos solamente. Con un sistema hegemónico, se domina la sociedad con más eficiencia, pues consigue que un gran número de personas acepten de buen grado la situación porque lo contrario significa ir en contra del sentido común. Y para las que las malas gentes que no se dejan convencer siempre quedan las medidas coercitivas del sistema legal y policial.

El concepto de hegemonía no sólo sirve para comprender la dominación capitalista, sino que orienta también los pensamientos de Gramsci sobre la revolución. Es decir, mediante la revolución no sólo se debe alcanzar el control de la economía y del aparato del estado; es preciso lograr también un liderazgo cultural sobre el resto de la sociedad. Para conseguirlo, Gramsci otorga un papel clave a la élite intelectual y, cómo no siendo quién era, al partido comunista.

 Juan Carlos Barajas Martínez

Sociólogo

 

Notas:

  1. Immanuel Maurice Wallerstein (Nueva York, 28 de septiembre de 1930-31 de agosto de 2019)1​ fue un sociólogo y científico social histórico estadounidense que llegó a ser el principal teórico del análisis de sistema-mundo.
  2. Friedrich Engels, llamado a veces en español Federico Engels (Barmen-Elberfeld, Prusia; 28 de noviembre de 1820-Londres; 5 de agosto de 1895), fue un filósofo y revolucionario alemán. Amigo y colaborador de Karl Marx, fue coautor con él de obras fundamentales para el nacimiento de los movimientos socialista, comunista y sindical, y dirigente político de la Primera Internacional y de la Segunda Internacional.
  3. Karl Johann Kautsky (Praga, 16 de octubre de 1854 - Ámsterdam, 17 de octubre de 1938) fue un teórico marxista destacado.
  4. Georg Lukács (Budapest, 13 de abril de 1885-ibídem, 4 de junio de 1971) fue un filósofo marxista y crítico literario húngaro de origen judío.
  5. George Ritzer nació en 1940 en la ciudad de Nueva York, se graduó en sociología en la Escuela Superior de Ciencia del Bronx en 1958. En la actualidad es profesor de sociología de la Universidad de Maryland. Sus principales áreas de interés son la Teoría Sociológica y la Sociología del Consumo. Fue director de las secciones de Teoría Sociológica (1989-1990) y de Organizaciones y ocupaciones (1980-1981) de la Asociación Americana de Sociología.
  6. Maximilian Carl Emil Weber (Erfurt, 21 de abril de 1864-Múnich, 14 de junio de 1920) fue un filósofo, economista, jurista, historiador, politólogo y sociólogo alemán, considerado uno de los fundadores del estudio moderno de la sociología y la administración pública, con un marcado sentido antipositivista.
  7. Georg Simmel (Berlín, 1 de marzo de 1858 – Estrasburgo, 28 de septiembre de 1918) fue un filósofo y sociólogo alemán. Simmel formó parte de la primera generación de sociólogos alemanes: su enfoque neo-kantiano sentó las bases para antipositivismo sociológico, a través de su pregunta "¿Qué es la sociedad?" en una alusión directa a la pregunta de Kant "¿Qué es la naturaleza?", y la presentación de análisis pioneros sobre la individualidad y fragmentación social. Para Simmel, la cultura se refería a "la cultivación de los individuos a través de la acción de las formas externas que han sido objetivadas en el curso de la historia". Simmel analiza los fenómenos sociales y culturales en términos de "formas" y "contenido" con una relación transitoria; desde el contenido, y viceversa, en función del contexto. En este sentido, fue un precursor del estilo estructuralista de razonamiento en las ciencias sociales. Con su trabajo en Metrópolis, Simmel se convirtió en precursor de la sociología urbana, el interaccionismo simbólico y análisis de redes sociales.
  8. Nick Srnicek (nacido en 1982) 1​ es un escritor y académico canadiense. Actualmente es profesor de Economía Digital en el Departamento de Humanidades Digitales, King's College London. Srnicek está asociado con la teoría política del aceleracionismo y una economía posterior a la escasez.
  9. Alex Williams es profesor de sociología en la Universidad de Londres. Está asociado al aceleracionismo y ha trabajado con Srnicek en “Inventar el futuro” (2015) y “El manifiesto aceleracionista” (2013).

  

Bibliografía:

Nick Srnicek y Alex Williams

Inventar el futuro

Poscapitalismo y un mundo sin trabajo

Editorial Malpaso

Barcelona 2016

 

George Ritzer

Teoría Sociológica Moderna

Mac Graw-Hill

Ediciones 2ª y 3ª

Madrid 2001-2003


Licencia Creative Commons
La sociología marxista después de Marx: ortodoxos y hegelianos por Juan Carlos Barajas Martínez se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

 

El uso de big data en las campañas electorales

 Resumen

Este apasionante artículo es un viaje alucinante en el que el periodista Diego Barajas nos explica cómo afectan a los procesos electorales las nuevas tecnologías que han dado en llamarse “big data”. Revisaremos las elecciones presidenciales norteamericanas, las elecciones en Trinidad y Tobago que son un ejemplo clarísimo de como se pueden manipular de una manera ingeniosa sin dejar rastro y, por último, el referéndum del Brexit. El cóctel se adereza con jarabe de Facebook, esencia de Cambridge Analytica, unos granos de microtargeting y unos cuantos “dark posts”.

 Summary

In this fascinating article, the journalist Diego Barajas explains how the new technologies that have come to be called "“big data”" affect the electoral process. We will review the U.S. presidential elections, the elections in Trinidad and Tobago that are a clear example of how they can be manipulated in an ingenious way without leaving a trace and, finally, the Brexit referendum. The cocktail is seasoned with Facebook syrup, the essence of Cambridge Analytica, a few grains of microtargeting and a few "dark posts".

Índice

  • ¿Qué es “big data”?
  • Funcionamiento del análisis “big data”
  • Uso del “big data” en las campañas electorales: Trump, Trinidad y Tobago y el referéndum sobre el Brexit
  • Escándalos por el uso de “big data” en las campañas electorales

 ¿Qué es “big data”?

El “big data” es una tecnología revolucionaria que consiste en el análisis de grandes cantidades de datos y se utiliza principalmente en las empresas. Pero algunos partidos políticos han comenzado a utilizarlo en las campañas electorales. Gracias al uso de esta tecnología han llevado la eficiencia de los mensajes a otro nivel nunca visto antes.

Pero antes de comenzar a hablar de su influencia en las campañas electorales es interesante comenzar por explicar en qué consiste este tipo de tecnología. 

Existen diferentes definiciones acerca del “big data”, algunas se centran en el modo de analizar y otras en el volumen de las bases de datos.  

Wayne R. Kubick (1) - jefe de tecnología del Clinical Data Interchange Standards Consortium- define “big data” como bases de datos, que son demasiado grandes y complejas para poder utilizarlas de manera efectiva con los sistemas convencionales. 

Por otro lado, Philip Russom, experto en análisis de datos y “big data” entre otras cosas, explicaba que para considerar “big data” se debe tener en cuenta una sencilla regla de las “tres Vs”, volumen, variedad y velocidad. 

El volumen hace referencia a que la cantidad de datos que se maneja es muy elevada (terabytes o petabytes). Para que nos hagamos una idea un terabyte son más o menos 1000 gigabytes y un petabyte son 1000 terabytes. Dicho de otro modo, en un petabyte entrarían 6.7 millones de discos de música en formato mp3.

La variedad la encontramos en las fuentes de las que provienen los datos. Los datos se recopilan desde distintas fuentes, lo que hace que se puedan comparar los distintos puntos de vista.

En cuanto a la velocidad se refiere a la rapidez con la que se generan los datos. Una de las razones de su extenso volumen se debe a la velocidad con la que crean y se almacenan los datos.

Otros han incluido cinco “Vs” como explica la revista forbes en el artículo ““big data”: qué es y cómo funciona” (2) donde a parte de las tres “Vs” de Philip Russom, añade la “V” de veracidad y de valor. Pero a pesar de las distintas definiciones todas coinciden en un mismo punto clave, el gran volumen de datos con el que se trabaja.

 Funcionamiento del análisis “big data”

Las empresas recogen miles y miles de datos a la hora, lo que supone que trabajan con un gran volumen de datos y hace que organizar, estructurar y analizar la información sea más complicado.

Los datos que se obtienen se dividen en dos tipos, por un lado, los datos estructurados que son los que se encuentran perfectamente definidos, se almacenan en formato de hojas de cálculo, tablas y archivos que tienen un orden claro. Por otro lado, los no estructurados, se caracterizan por no tienen esquemas o modelo predefinidos. Se almacenan en distintos formatos como los pdf, ficheros multimedia o Word, entre otros.

Tenemos dos tipos principales de bases de datos, unas son las estructuradas o SQL y otras son las no estructuradas o no-SQL. Dependiendo del tipo de datos y del volumen con el que se trabaja es más útil usar un tipo de base de dato u otra. En el caso de las bases de datos estructuradas o SQL se trata de una base de datos relacional, esto significa que están compuestas por distintas tablas – también llamadas relaciones - dedicadas a un único tema. Por ejemplo, en una gestión de personal, una tabla dedicada a personas, otra a puestos de trabajo o a departamentos.  A partir de estas tablas se pueden construir interrelaciones entre ellas que permiten localizar cualquier dato y recuperarlo. 

Ejemplo de base de datos SQL (fuente propia)


En el caso de las bases de datos no estructuradas o no-SQL encontramos que los datos no están organizados ni predefinidos, este tipo de bases de datos son más utilizadas cuanto mayor es el volumen porque no se requiere un proceso de adaptación de los datos no estructurados a las tablas.


Fuente: https://www.geeksforgeeks.org/


En otras palabras, la base de datos estructurada vendría a ser una biblioteca enorme, donde se encuentran las distintas secciones como pueden ser, entre otras, ficción, novela romántica o ciencia. Está todo organizado, y para buscar la información tienes que ir sección por sección hasta que lo encuentras. Mientras que en el caso de las no estructuradas sería como un saco enorme mágico en el que están todas las páginas de los libros sueltas, entonces cuando se quiere buscar algo se le dice al saco lo que se quiere, se mete la mano y se saca un saco más pequeño con toda la información dentro. 

Pues el saco más grande que existe es Facebook. Fuente de datos mundial, una mina de oro para cualquier analista de datos. Según publicó la propia empresa, tienen alrededor de dos mil millones de usuarios activos cada mes. Muchos de ellos se conectan a diario y cuentan entre otras cosas su vida, rutinas, lo que les gusta, lo que les preocupa o no les gusta. Un caramelo muy goloso para cualquier empresa.

 Uso del “big data” en las campañas electorales: Trump, Trinidad y Tobago y el referéndum sobre el Brexit

El “big data” no sólo se puede usar para temas comerciales. Obama fue pionero en utilizar la tecnología para propagar su mensaje. En su campaña se centraron en el uso de las redes sociales algo revolucionario por aquel 2008. Fue una forma innovadora para poder llegar a la gente joven. 

Desde entonces hasta hoy en día se ha vivido un cambio radical en el modo de llevar las campañas, en la manera de atraer a los votantes. Cada vez se invierte menos dinero en panfletos y más en la promoción en internet, en emplear nuevas técnicas para el procesamiento y análisis de los datos para tener mayor acceso a los votantes potenciales como puede ser el reciente uso de técnicas relacionadas con el “big data”.

Trump ha seguido los pasos de Obama y es otro ejemplo de campaña que tuvo gran presencia en las redes sociales. Parscale, el director de medios digitales de la campaña de Trump, vio en Facebook una gran oportunidad para la publicidad, llegando a publicar 5,9 millones de anuncios en dicha red social (3). El publicar tan intensamente anuncios frente a los pocos que publicó la oposición (solamente 66.000) hizo que en el terreno de Facebook tuvieran un dominio claro frente a la campaña de Hillary.

Las razones por las que el equipo de Trump decidió emitir tantos anuncios en Facebook se debe a tres motivos principales:

En primer lugar, el algoritmo de Facebook para los anuncios. Facebook, al igual que Google, utiliza el “big data” y cuenta con una serie de algoritmos que nos muestra publicidad acorde a nuestros intereses. Al tener anuncios adaptados a los intereses de cada usuario de una forma más personal el índice de éxito y eficiencia de los anuncios es mayor. 

En segundo término, se puede seleccionar la audiencia. Si se conoce bien el público objetivo se puede seleccionar las características de la audiencia y Facebook se lo mostrará. Características tales como edad, sexo, idiomas o ubicación.

Por último, se puede seguir el rendimiento. Esto supone saber si el mensaje que se está lanzando funciona o no. También permite saber para qué público está funcionando mejor cada mensaje, y poder adaptarlo en caso de que el mensaje no esté funcionando.

A este bombardeo de información se debe sumar los denominados “dark post”. Estas publicaciones consisten en un tipo de “guerra sucia”. Son artículos de blogs, videos o imágenes cuya única función consiste en desprestigiar al otro candidato. 

No obstante, en las elecciones de 2016 el equipo de Trump no utilizó solamente el “big data” con los anuncios de Facebook, también se contrató los servicios de la empresa británica Cambridge Analytica. Empresa especializada en recopilación y análisis de datos para la creación de campañas publicitarias y políticas. Estas empresas utilizan una técnica denominada “microtargeting”, técnica que se emplea en las campañas políticas desde 2004, pero que con la ayuda de las nuevas técnicas de análisis y proceso de datos se han hecho cada vez más eficaces. 

La microfocalización o microtargeting consiste en utilizar enormes cantidades de datos para elaborar perfiles de públicos lo más reducidos posible, realizar predicciones de comportamiento y, por ende, campañas publicitarias y de venta más acertadas (3). Si se utiliza esta técnica para campañas políticas lo que se obtiene son mensajes personalizados en función de los intereses de cada persona, y la manera que tenían de acceder a los intereses de las personas la encontraron a través de Cambridge Analytica.


Fuente: Documental "El Gran Hackeo" de Netflix

Cambridge analytica jugó un papel determinante en las elecciones norteamericanas de 2016, pero no eran sus primeras elecciones siguiendo este método. Como se puede observar en el esquema su modelo de trabajo se basa en tres pilares.

El primero la psicología del comportamiento, necesaria para poder influir las acciones de los individuos, en este caso, votar por el partido que ellos quieran. En segundo lugar, el “big data” para crear perfiles de las personas a través de los datos de las redes sociales y así encontrar lo que buscan, personas indecisas e influenciables. Por último, el “targeted engagement”, consiste en conseguir que el público al que se ha alcanzado se enganche al mensaje y se conviertan en seguidores del mensaje. A través de estas tres armas, se puede conseguir un cambio en el comportamiento. 

Como se ha mencionado anteriormente, Cambridge Analityca ha trabajado en varias campañas electorales por todo el mundo, Alexander Nix expresidente de la compañía definió a la empresa, en una presentación que tenía grabada Brittany Kaiser (4), como una agencia para el cambio en el comportamiento (“behavior change agency”). En esa misma reunión se explica cómo influyeron en las elecciones de Trinidad y Tobago en 2010 utilizando los tres pilares que vemos en el esquema. 

Es un ejemplo claro de cómo a través de las técnicas de manipulación de Cambridge Analytica se pueden ganar unas elecciones. En las elecciones de Trinidad y Tobago, hay dos partidos políticos principales, uno para los indios y otro para los afrocaribeños. La empresa británica trabajó para los indios. Desde Cambridge Analytica lanzaron una campaña denominada “Do so” refiriéndose a no votar, una campaña dirigida a los jóvenes con gran presencia en las redes sociales. Esta campaña era un símbolo contra la política e ir a votar.

Lanzaron esta campaña porque sabían la importancia de los padres en la cultura india. A la hora de votar los jóvenes indios no iban a ir en contra de sus padres, los padres les iban a decir que fueran a votar y ellos lo iban a hacer, ¡mientras que los afrocaribeños no iban a votar siguiendo el lema “Do so!”. El resultado de las votaciones fue victoria para el partido indio en el que jugó un papel clave la abstención de la juventud afrocaribeña.

Cartel campaña "Do SO!" Fuente: eldiario.es

En el caso de la campaña de Trump en 2016, Cambridge Analytica utilizó los datos de millones de usuarios en Facebook tales como “me gusta” en publicaciones, páginas que siguen, interacciones… y así poder crear grupos según la personalidad. Seguían el método conocido como OCEAN (5) en el que se divide la personalidad en cinco grandes rasgos (Openness, Conscientiousness, Extraversion, Agreeableness, Neuroticism).

Una vez conocían el tipo de personalidad de cada usuario se clasificaban, y se atacaba al grupo de los influenciables o persuadibles, especialmente los que se encontraban en los denominados “swing states”. Estos son los estados en los que no hay un candidato claro en las encuestas y suelen ser determinantes en la carrera por la presidencia.

Ejemplo de la publicidad publicada en Facebook. Fuente: nytimes.com

El algoritmo y la base de datos utilizadas conjuntamente son un arma política muy poderosa. Permitió encontrar a los “swing voters” (votantes que pueden cambiar su voto) y crear mensajes más precisos y efectivos. Una vez tenían claro a quién lanzar el mensaje, se lanzaba todo el armamento propagandístico sobre ellos. En otros los carteles de la campaña, “fake news” o artículos de opinión, de tal modo que se acaba creando la imagen del mundo que les interesa. Hacer ver un país en peligro por los inmigrantes y un país que ha dejado de ser grande en el que sólo Trump tiene la solución. También se utilizaron bots en twitter para la propagación de fake news y convertirlas en virales.

Otra campaña famosa por su uso de “big data” es la del brexit. La campaña del brexit es algo compleja, porque encontramos dos grupos a favor de salir de Unión Europea. Por un lado, tenemos “leave.eu” y por otro lado “vote leave” y ambos utilizaron el “big data” para sus campañas. Vote leave contrató a AggregateIQ y leave.eu se sospecha que obtuvo ayuda de Cambridge Analytica.

El procedimiento empleado es prácticamente el mismo que el empleado en las otras campañas, obtención de datos para su posterior análisis y creación de perfiles. Misma estrategia que se utilizó en la campaña de Trump. Se usan las redes sociales para crear una imagen del mundo específica, en este caso crear la imagen de la Unión Europea roba al Reino Unido, mediante bulos y datos engañosos.

A pesar de negar públicamente su participación en el brexit, Se puede ver a Brittany Kaiser (directiva por aquel entonces de Cambridge Analytica) en ruedas de prensa sobre la campaña del brexit. Por otro lado, en la presentación filtrada posteriormente por Brittany Kaiser, que aparece en el documental de Netflix “el gran hackeo” (6), se escucha a Alexander Nix (expresidente de Cambridge Analytica) y a Brittany Kaiser decir que ganaron el referéndum del brexit pero que eso no se puede decir.

 Escándalos por el uso de “big data” en las campañas electorales

El uso de “big data” para la propaganda política es una gran herramienta, pero se toparon con un alto muro que lo impedía, los datos. Para realizar todas estas técnicas se debe tener acceso a una enorme cantidad de datos, pero es muy difícil tener una fuente de obtención de datos. Una de las mayores fuentes de datos del mundo son las redes sociales, en concreto Facebook. Según publicó la compañía estadounidense en junio de 2017, dos mil millones de personas usan Facebook cada mes en todo el mundo. Por ello, era el mejor sitio para obtener los datos.

Aleksandr Kogan desarrolló una aplicación para obtener los datos. Esta aplicación para Facebook se llamaba “this is your digital life” y consistía en un test de personalidad con fines académicos. Al iniciar la aplicación, esta te pedía acceso a tus datos de Facebook y a los de tu lista de amigos. Algo permitido siempre y cuando sea para mejorar la experiencia del usuario y nunca para publicidad o fines comerciales. A los primeros usuarios se les pagó y poco a poco se fue propagando la aplicación. La aplicación podía acceder a las publicaciones, “me gusta” e incluso mensajes privados. Está considerado el mayor robo de datos en la historia de Facebook llegando a obtener datos sobre alrededor de 87 millones de usuarios.

En agosto de 2016 Facebook detectó el robo de datos, y solicitó a Cambridge Analytica que los borrara, pero según se ha demostrado en distintos emails y presentaciones seguían teniendo más de 50 millones de perfiles, principalmente de votantes. Algo tremendamente valioso para una compañía que se encarga de hacer campañas políticas.

Diego Barajas Fernández

Periodista

 

 

Notas:

  1. Kubick, W., 2012. “big data”, Information And Meaning. [ebook] Applied Clinical Trials. Available at: <http://Appliedclinicaltrialsonline.com> [Accessed 7 April 2020].

  2. https://forbes.es/empresas/33690/big-data-funciona/

  3. Rosenberg, M. and Dance, G., 2020. Trump Campaign Floods Web With Ads, Raking In Cash As Democrats Struggle. [online] Nytimes.com. Available at: <https://www.nytimes.com/2019/10/20/us/elections/trump-campaign-ads-democrats.html> [Accessed 6 April 2020].

  4. Netflix, 2020. The Insane Cambridge Analytica Election Interference Revelations In The Great Hack. [online] Youtube. Available at: <https://www.youtube.com/watch?v=omc-5zj70M0> [Accessed 6 April 2020].

  5. Regader, B., 2020. Los 5 Grandes Rasgos De La Personalidad: ¿Cuáles Son?. [online] Psicologiaymente.com. Available at: <https://psicologiaymente.com/personalidad/5-grandes-rasgos-de-personalidad> [Accessed 12 April 2020].

  6. Netflix, 2020. The Insane Cambridge Analytica Election Interference Revelations In The Great Hack. [online] Youtube. Available at: <https://www.youtube.com/watch?v=omc-5zj70M0> [Accessed 6 April 2020].


Licencia de Creative Commons
El uso de big data en las campañas electorales by Diego Barajas Fernández is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en http://sociologiadivertida.blogspot.com/.

La Sociología Fenomenológica: Alfred Schütz



Alfred Schütz


Resumen

La sociología fenomenológica se debe a Alfred Schütz que, basándose en la fenomenología filosófica de Husserl, nos proporcionó un modelo de cómo las personas interiorizan su experiencia social. La fenomenología influyó notablemente en la sociología de la segunda mitad del siglo XX. Merece la pena echarle un vistazo.

Summary

The phenomenological sociology is due to Alfred Schütz who, based on Husserl's philosophical phenomenology, provided us with a model of how people internalize their social experience. The phenomenology influenced notably in the sociology of the second half of the 20th century. It's worth taking a look at.

Índice:
Del ego trascendental a la intersubjetividad
Tipificaciones y recetas
El mundo de la vida
Cómo siguió el discurrir de la sociología después de Schütz

 Del ego trascendental a la intersubjetividad

Hablar de sociología fenomenológica es forzosamente hablar del sociólogo austríaco Alfred Schütz (1). Don Alfredo fue un sociólogo atípico, no estudió sociología sino derecho y trabajó como consejero legal en bancos. En su juventud se empapó de conceptos filosóficos, recibió influencias de Max Weber (2), Henri Bergson (3) y, sobre todo, del filósofo austríaco Edmund Husserl (4), sumo pontífice de la fenomenología filosófica.

Participó plenamente del ambiente intelectual de Viena. Por la mañana iba al banco a trabajar y por la tarde se soltaba la melena en las tertulias de café vienés. No era académico, no lo fue hasta la madurez, pero se rodeaba de amigos que sí lo eran. En 1939 publicó su obra principal, “La fenomenología del mundo social”, que no fue en un principio un gran éxito de público y tardó mucho tiempo en traducirse a otros idiomas.

Como tipo listo que era, emigró a Estados Unidos, antes de que estallara la Segunda Guerra Mundial. En 1943, empezó a dar clases de sociología en la New School for Social Research (5) de Nueva York en donde, como veremos más adelante, se hizo con un grupo selecto de alumnos. No abandonó la banca hasta 1956, dedicándose a su labor docente hasta 1959 cuando murió.

Schütz no forma parte de la corriente principal de la sociología. George Ritzer (6) dice de él que es un sociólogo periférico que tuvo el mérito de influir a otros que si que están en esta corriente. Para mí personalmente un autor es periférico si no lo estudié en sociología general de primer curso, en donde los profesores meten a capón todos los movimientos, escuelas y autores más importantes. Schütz no formaba parte de esa relación, así que estoy de acuerdo con Ritzer en lo de la periferia.

La fenomenología forma parte de esos enfoques, como el interaccionismo simbólico (7) o la etnometodología (8), que analizan la vida cotidiana de las personas lejos de los conceptos generales de la sociedad, y que cuando tratan de contestar a estas grandes preguntas lo hacen como un agregado de las conductas o conciencias individuales.

Schütz partió de la filosofía de Husserl y la convirtió en sociología. Tomo de éste las nociones de “ego trascendental” y de “intersubjetividad” y las dio un giro externo hacia lo social. Por tanto, antes de entrar en la sociología de Schütz deberíamos darnos un paseo corto por la filosofía de Husserl.

Los conceptos de la fenomenología son difíciles de seguir, yo he tenido la ayuda de mi amigo, el filósofo español Joaquín Herrero (8). Las palabras que siguen a continuación no son directamente suyas, pero están inspiradas por él.

Para Michael F. Patton (9) y Kevin Cannon (10), autores del libro “Filosofía en Viñetas” – en el que ambos hacen un tratado de historia de filosofía como si de un cómic se tratara – la filosofía se divide en: lógica, epistemología, metafísica, ética y estética.

La lógica es el estudio de las normas del razonamiento y el pensamiento, nos dice qué pensamiento es correcto cuando analizamos el mundo. La epistemología es el estudio de las opiniones justificadas, así como del conocimiento. La metafísica es el estudio de la naturaleza última de la realidad. La ética es el estudio de los valores, nos ayuda a identificar lo bueno y distinguirlo de lo malo. Y, por último, la estética es el estudio de la belleza.

A todas estas partes de la filosofía hay que añadir, en opinión de Joaquín, la fenomenología. que sería el estudio sobre cómo los individuos experimentan el mundo, sobre cómo las personas hacen abstracciones del mundo exterior. Y se debe fundamentalmente a Husserl.

Por tanto, Husserl, elaboró una abstracción de cómo podría funcionar el proceso mental. ¿Qué sucede en la mente humana cuando recibe una impresión del mundo? ¿Qué pasa cuando se recibe una impresión auditiva o visual o, cosas más abstractas, cuando se es testigo de una situación de injusticia o de ternura? En definitiva, una abstracción de cómo se recibe el mundo en la conciencia de la persona. Pero este estudio no tiene nada de empírico, es completamente teórico, recuérdese que estamos en las primeras décadas del siglo XX y no tenían resonancias ni tomografías.

Kant (11) había hecho una propuesta sobre cómo funciona la mente, pero era un modelo de conciencia demasiado aislado, pensaba que todo lo exterior le venía dado, sólo se preocupó por especular a partir del momento en que la información entra en la cabeza. Husserl, en cambio, añadió ciertos elementos que completaban las ideas de Kant. Por un lado, introduce el concepto de cuerpo como una especie de interfaz entre el mundo exterior y la conciencia, el yo interno. Por otro lado, Husserl mantiene que la actividad mental está conectada con el mundo exterior, con lo cual evitó la acusación de solipsismo (12) que siempre recibió Kant.

Husserl habla de la intersubjetividad como el conjunto de relaciones entre las personas, entre sus distintas subjetividades, es el mundo social. Para Husserl la intersubjetividad es anterior a la formación del yo, con lo cual el mundo el mundo social es previo a la formación del yo.

En Kant la mente es una caja negra completamente aislada mientras que para Husserl la mente es una caja, ¿gris quizás?, conectada con el exterior y, aunque dentro de ella suceden cosas que desde el exterior no se ven, está lejos de estar aislada.

Todo lo que sucede en esa caja es trascendente, está en otra órbita respecto al mundo exterior. Para Husserl, la verdadera realidad está en esa caja trascendente, que es donde suceden las cosas.

El ego o yo trascendental sería la máquina virtual en donde sucede todo esto, una especie de software que permite unificar todas las impresiones parciales que la persona recibe del exterior, es un “yo”, pero es un “yo” diferente del “yo empírico” que es el que la gente ve, el “yo” que pasea por el campo intersubjetivo mientras que el yo trascendental se queda en casa confinado.

Husserl busca un método para acceder a ese mundo trascendental, y lo hace de un modo matemático, como un algoritmo, como un conjunto de pasos que le permite llegar a un resultado.

Al primer paso lo denomina epojé que es la destrucción de la representación. De la impresión del mundo exterior que entra en la mente se queda con el contenido descartando aquello que decide que sobra.

Una vez realizado este descarte entra en funcionamiento el segundo paso, la reducción fenomenológica. El contenido es destilado en concepto y entra en la parte trascendental de la mente, en ese instante, el concepto no es lo mismo que la impresión recibida, sino que es la huella de la realidad en la mente. Así se va construyendo el ego o yo trascendental, el sujeto, la parte de subjetividad de la experiencia.

Schütz parte precisamente de aquí, del modo en que las personas comprenden la conciencia de los demás mientras viven su propia conciencia. La intersubjetividad es un mundo de relaciones compartidas y significados subjetivos, una especie de campo en el que nos hablamos y nos comunicamos.

Tipificaciones y recetas 

Las tipologías que usan las personas se derivan del entorno social y están aprobadas socialmente. Cuando tienen éxito, cuando sobrepasan la prueba del tiempo, se institucionalizan y se convierten en herramientas tradicionales, sistemas comunes que se utilizan para la vida social.

Eso no quiere decir que todas las tipificaciones que usa un individuo sean de carácter social, la persona puede crear algunas tipificaciones, sobre todo para situaciones o conceptos no conocidos. Cuando el acervo de conocimiento actualmente disponible no es suficiente, la persona debe crear e incorporar a él nuevas recetas (o tipificaciones). Sin embargo, Schütz considera que la mayoría de la tipología que se usa es preconstituida y derivada de la sociedad.

El mundo de la vida

El mundo de la vida o lebenswelt, es la denominación – que también viene de Husserl – que dió Schütz al mundo en el que tiene lugar la intersubjetividad y el uso de tipificaciones y recetas. Este mundo intersubjetivo de Schütz, se podría decir que es lo que en la corriente principal de la sociología se denomina “interacción social”.

En propias palabras del autor, el mundo de la vida es el “mundo del sentido común”, el “mundo de la vida diaria”, “el mundo del trabajo cotidiano”, la “realidad mundana”, “la realidad eminente de la vida del sentido común”.

Schütz decía que el mundo de la vida se caracteriza por varias propiedades. En primer lugar, se caracteriza por una tensión especial de la conciencia, que el autor denominaba “estado de alerta” en el que el actor presta “plena atención a la vida y sus requisitos”.

En el mundo de la vida, en segundo término, los actores no dudan de su existencia, viven dentro de éste en “actitud natural”; es decir, las personas dan por sentado que este mundo existe y no dudan de su realidad hasta que surgen situaciones problemáticas que inducen a la sospecha.

En tercer lugar, la conciencia individual se experimenta de una forma específica que implica un campo común intersubjetivo en el que tiene lugar el proceso de comunicación y la acción social.

Y, por último, en el mundo de la vida existe una perspectiva específica del tiempo que implica la intersección del flujo del tiempo personal y del flujo temporal de la sociedad.

En el mundo de la vida se da una cierta dialéctica entre los actores y las estructuras sociales. Se influyen mutuamente, pero evidentemente - del mismo modo que una masa pequeña influye gravitatoriamente sobre una masa muy grande pero es atraída inevitablemente hacia la grande - la influencia de la sociedad es muy superior a la del individuo.

El mundo de la vida es anterior a nuestro nacimiento, nuestros predecesores a través de las generaciones que nos han precedido lo han hecho como es. De manera que no es dado, particularmente, las tipificaciones y recetas, pero también las estructuras sociales.

Nosotros lo experimentamos y lo interpretamos. Pero, como le pasa a la masa pequeña atraída por la masa grande, cuando experimentamos el mundo de la vida se nos presenta como un mundo inexorable que constriñe nuestros actos y nos deja muy pocos grados de libertad.

Dentro del mundo de la vida Schütz identificó cuatro reinos de la realidad social. Cada uno de ellos constituye una abstracción del mundo social y se distingue de los demás mediante dos variables: la inmediatez y la determinabilidad.

La inmediatez es el grado en el que las situaciones están al alcance del actor. La determinabilidad es el grado en el que el actor puede controlas esas situaciones.

Los cuatro reinos son el umwelt o reino de la realidad social directamente experimentada, formada fundamentalmente por las que Schütz llamaba “relaciones nosotros”, es decir, relaciones cara a cara.

El segundo es el mitwelt  o reino de la realidad social indirectamente experimentada, lo que quiere decir, el formado por las relaciones impersonales, que Schütz denominaba “relaciones ellos”.

El tercero es el folgewelt o el reino de los sucesores, que es la realidad social heredada del pasado y

Y el último vorwelt o reino de los predecesores, que representa al futuro. Schütz manifestó poco interés en el folgewelt y el vorwelt.

Schütz admitió que su teoría abandonaba el enfoque fenomenológico tradicional sobre los procesos mentales. En cuanto a la conciencia, a pesar de estar presente en la propia definición de intersubjetividad, no constituía para Schütz, en sí misma, un centro de interés, sino un punto de partida de su esquema. Y era relativamente poco importante en el mundo cotidiano porque en él la acción se realiza de acuerdo con recetas, lo que implica que los actores prestan poca atención a lo que pasa por su mente o por la de otros.

Schütz afirmaba que era preciso distinguir entre significados y motivos. Los significados hacen referencia al modo en el que los actores determinan qué aspectos del mudo social son importantes para ellos. Los significados pueden ser objetivos que se corresponden a las construcciones sociales, y subjetivos, que se identifican con las construcciones personales.

Mientras que los motivos se refieren a las razones que explican la acción de los actores. Los motivos pueden ser “motivos por”, cuando la acción se hace por unas razones concretas, la razón es anterior a la acción, Y “motivos para”, cuando la acción se realiza para hacer o provocar una situación, en este caso la situación es consecuencia de la acción.

Fenomenología de Schütz



Como siguió el discurrir de la sociología después de Schütz

Schütz muere, como ya hemos comentado, en 1959. Posteriormente, en los '60, gracias a sus ilustres alumnos Berger (13), Luckmann (14) y Garfinkel (15), las ideas de Schütz adquirieron mucho predicamento, fue una especie de Van Gogh de la sociología, teniendo éxito tras la muerte. Influyendo notoriamente en dos escuelas sociológicas: el constructivismo social y la etnometodología.

El espíritu de Schütz se aprecia en "La Construcción social de la Realidad" de Berger y Luckmann. una de las obras principales de la sociología de la segunda mitad del siglo XX. La primera mitad del libro se dedica a dar una explicación de las ideas de Schütz y las reconcilia con la corriente principal de la sociología, haciéndolas más comprensibles y alcanzables.

La segunda parte de la obra marca el origen del constructivismo social que afirma que cualquier experiencia que los seres humanos consideran “real” es en sí misma una creación social, siendo al mismo tiempo producto y producción social. Berger y Luckmann dejaron escrito: “La sociedad es un producto humano. La sociedad es una realidad objetiva. El hombre es un producto social”. Estas tres oraciones simples proporcionan una estructura teórica para comprender cómo las personas se relacionan no solo con su mundo social externo, sino también con sus propias identidades.

Tuvo Schütz también una enorme influencia en la etnometodología de Garfinkel que representa una ruptura con las ideas del Estructural-funcionalismo de Talcott Parsons. Según Garfinkel, los funcionalistas consideraban al actor como un "idiota cultural" que sólo "actuaba" de acuerdo con normas que le eran impuestas.

La etnometodología se basa en el supuesto de que todos los seres humanos tienen un sentido práctico con el cual adecuan las normas de acuerdo con una racionalidad práctica que utilizan en la vida cotidiana. En términos más sencillos, se trata de una perspectiva sociológica que toma en cuenta los métodos que los seres humanos utilizan en su vida diaria, en su trabajo, al tomar decisiones, al entablar una conversación con los otros y, ante cualquier situación cotidiana que se presente.

Curiosamente, aparte de poner a Schütz en la corriente principal de la sociología, con la etnometodología y el constructivismo, las ideas de Schütz adquirieron una dimensión que no tenían: la dimensión empírica. Dado que estos enfoques han utilizado la herramienta de investigación empírica con profusión.

 

Juan Carlos Barajas Martínez

Sociólogo

Dedicatoria 

Dedico este artículo a mis amigos Joaquín Herrero, José Carlos García y Sergio Muñoz, navegantes inconscientes – en el peor sentido de la palabra – de la Balsa de la Medusa por el proceloso Mar de la Filosofía.

 

Notas:

  1. Alfred Schütz (13 de abril de 1899 - 20 de mayo de 1959) sociólogo y filósofo austriaco, de origen judío, introductor de la fenomenología en las ciencias sociales. Nació en Viena, donde estudió leyes y economía con, entre otros, Hayek y von Mises. Exiliado desde 1933, llegó en 1939 a Estados Unidos, donde, pudo integrarse en la Nueva Escuela de Investigación Social de Nueva York. Se inspiró, entre otros, en Henri Bergson, en la escuela austríaca de economía y en el pensamiento de Edmund Husserl de quien fue discípulo directo. En 1932 publicó su primera obra "Der Sinnhafte Aufbau der sozialen Welt" en la que pretendió dotar de fundamento filosófico a la perspectiva metodológica y las categorías sociológicas básicas de Max Weber. Su pensamiento encontró nuevas potencialidades a través de su diálogo intelectual con autores anteriores de orientación pragmatista como George Herbert Mead o John Dewey. Su obra, poco conocida, ha impactado en la teoría sociológica contemporánea a partir de los trabajos de Berger y Luckmann, así como del enfoque etnometodológico de Garfinkel o Cicourel.
  2. Maximilian Carl Emil Weber (Erfurt, 21 de abril de 1864-Múnich, 14 de junio de 1920) fue un filósofo, economista, jurista, historiador, politólogo y sociólogo alemán, considerado uno de los fundadores del estudio moderno de la sociología y la administración pública, con un marcado sentido antipositivista.
  3. Henri-Louis Bergson o Henri Bergson (París, 18 de octubre de 1859-ibidem, 4 de enero de 1941) fue un filósofo y escritor francés, ganador del Premio Nobel de Literatura en 1927. Hijo del músico polaco de origen judío Michał Bergson y de una mujer irlandesa, se educó en el Liceo Condorcet y la École Normale Supérieure, donde estudió filosofía. Después de una carrera docente como maestro en varias escuelas secundarias, Bergson fue designado para la École Normale Supérieure en 1898 y, desde 1900 hasta 1921, ostentó la cátedra de filosofía en el Colegio de Francia. En 1914 fue elegido para la Academia Francesa; de 1921 a 1926 fue presidente de la Comisión de Cooperación Intelectual de la Sociedad de las Naciones. Poco antes de su muerte en 1941, Bergson expresó de varias maneras su oposición al régimen de Vichy.
  4. Edmund Gustav Albrecht Husserl (Prossnitz, 8 de abril de 1859-Friburgo, 27 de abril de 1938) fue un filósofo y matemático alemán1​, discípulo de Franz Brentano y Carl Stumpf, fundador de la fenomenología trascendental y, a través de ella, del movimiento fenomenológico, uno de los movimientos filosóficos más influyentes del siglo XX y aún lleno de vitalidad en el siglo XXI
  5. The New School es una universidad en la ciudad de Nueva York situada en el barrio Greenwich Village, en el Bajo Manhattan. «Es la hora del experimento; y Nueva York es el lugar porque es el más grande laboratorio de ciencia social en el mundo y por fuerza propia atrae estudiantes y líderes del trabajo educacional» («This is the hour for the experiment; and New York is the place, because it is the greatest social science laboratory in the world and of its own force attracts scholars and leaders in educational work.») — fueron las palabras del manifiesto fundador de la Nueva Escuela de Investigación Social, en 1919 (en 2005, debido a la ampliación de su ámbito de actividad, el nombre fue sustituido por el de Nueva Escuela).
  6. George Ritzer nació en 1940 en la ciudad de Nueva York, se graduó en sociología en la Escuela Superior de Ciencia del Bronx en 1958. En la actualidad es profesor de sociología de la Universidad de Maryland. Sus principales áreas de interés son la Teoría Sociológica y la Sociología del Consumo. Fue director de las secciones de Teoría Sociológica (1989-1990) y de Organizaciones y ocupaciones (1980-1981) de la Asociación Americana de Sociología.
  7. El interaccionismo simbólico es una de las corrientes de pensamiento micro-sociológico, relacionado también con la antropología y la psicología social, que se basa en la comprensión de la sociedad a través de la comunicación y que ha influido enormemente en los estudios sobre los medios. El interaccionismo simbólico se sitúa dentro del paradigma interpretativo. Éste analiza el sentido de la acción social desde la perspectiva de los participantes. Dicho paradigma concibe a la comunicación como una producción de sentido dentro de un universo simbólico.
  8. La etnometodología es una corriente sociológica surgida en los años sesenta a través de los trabajos de Harold Garfinkel. Es una teoría micro e, incluso, una teoría radical dado su individualismo extremo, el uso de la etnografía y la falta de una teoría que explique cómo surgen los fenómenos estructurales de la sociedad. Los estudios etnometodológicos regularmente apelan al uso de métodos como la entrevista, la grabación y registro etnográficos, y algunas innovaciones que implican la interacción del investigador con grupos sociales específicos.
  9. Michael F. Patton es catedrático y directr del programa de filosofía y religión de la Universidad de Motevallo en Alabama.
  10. Kevin Cannon es dibujante y autor de Cómic en editoriales como DC Comics y Hill and Wang.
  11. Immanuel Kant, fue un filósofo prusiano de la Ilustración. Es el primero y más importante representante del criticismo y precursor del idealismo alemán y está considerado como uno de los pensadores más influyentes de la Europa moderna y de la filosofía universal.
  12. Solipsismo, del latín "[ego] solus ipse" (traducible de forma aproximada como "solamente yo existo"), es la creencia metafísica de que lo único de lo que uno puede estar seguro es de la existencia de su propia mente, y la realidad que aparentemente le rodea es incognoscible y puede, por un lado, no ser más que parte de los estados mentales del propio yo. De esta forma, todos los objetos, personas, etc... que uno experimenta serían meramente emanaciones de su mente, y, por lo tanto, la única cosa de la que podría tener seguridad es de la existencia de sí mismo. Por otro lado, todo lo que un individuo supone que está a su alrededor puede que (para él) de verdad exista, pero todas las personas, excepto él, pueden no tener una conciencia ni/o alma y estar controladas por Dios o una deidad.
  13. Peter Ludwig Berger (Viena, Austria; 17 de marzo de 1929-Brookline, Massachusetts; 27 de junio de 2017)1​ fue un teólogo luterano y sociólogo vienés. Fue director e investigador senior del Instituto de Cultura, Religión y Asuntos Mundiales de la Universidad de Boston. Fue conocido, sobre todo, por su obra La construcción social de la realidad: un tratado en la sociología del conocimiento (1966), que escribió junto con Thomas Luckmann.
  14. Thomas Luckmann (Jesenice, 14 de octubre 1927-10 de mayo de 2016)1​ fue un sociólogo alemán de origen esloveno. Sus campos de investigación principales fueron la sociología de la comunicación, sociología del conocimiento, sociología de la religión, y filosofía de la ciencia.
  15. Harold Garfinkel (Newark, Nueva Jersey, 1917- 2011) era un Profesor emérito de sociología en la Universidad de California, Los Ángeles. Garfinkel es uno de los promotores clave de la tradición fenomenológica en la sociología estadounidense. Su propio desarrollo de esta tradición (que él calificaba de etnometodología) es ampliamente incomprendida. En contraste con la versión construccionista social de la sociología fenomenológica, él se centraba en una fenomenología empírica radical, en lugar de en las formas en que son interpretadas. Su recomendación acerca de que los sociólogos dejaran de asumir el orden social es a menudo erróneamente interpretada como creencia de que la vida social es caótica, o que los miembros de la sociedad actúan como agentes libres. Sin embargo, esta suspensión (poniendo entre paréntesis en la jerga fenomenológica) es simplemente un movimiento analítico diseñado para atraer al orden social existente más claramente en su objetivo. Él enfatizaba la indexicalidad del lenguaje y las dificultades que esto crea para la producción de informes objetivos sobre el fenómeno social. Esto significa que esos informes son reflexivos al entorno en el que son producidos (dependen de ese entorno para su significado o sentido).

 

Bibliografía:


George Ritzer

Teoría Sociológica Moderna

Mac Graw-Hill

Ediciones 2ª y 3ª

Madrid 2001-2003

 

Michael F. Patton y Kevin Cannon

Filosofía en Viñetas

Debolsillo

Grupo Editorial Peguin-Random House

Barcelona 2017

 

Joaquín Herrero, José Carlos García, Manuel Francisco, Sergio Muñoz y Juan Carlos Barajas

Episodio 28. Alfred Schütz. Fenomenología y Matemática

La Filosofía No Sirve Para Nada

 


Licencia Creative Commons
Sociología Fenomenológica: Alfred Schütz por Juan Carlos Barajas Martínez se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.