La proletarización de los informáticos

Un ordenador mítico: la serie IBM 360


Hace cuarenta años la informática era cosa de grandes empresas que tenían grandes centros de proceso de datos separados, segregados del resto de la compañía. En edificios fortificados, con sistemas de aire acondicionado muy potentes, falsos techos y falsos suelos, en donde unos señores vestidos con batas blancas manipulaban ordenadores gigantescos cuya potencia de cálculo y memoria cabría en cualquiera de nuestros teléfonos inteligentes de tercera generación y que no se apagaban nunca no fuera a que ya no se pudiera volverlos a poner en marcha. En aquellos grandes centros se trabajaba con grandes aplicaciones corporativas como la nómina o la gestión de  los almacenes.

Y aquellos señores de la bata blanca eran los informáticos, una suerte de profesión druídica, poseedores de un conocimiento iniciático que nadie – excepto ellos mismos –sabía muy bien en qué consistía y que, en consonancia con el hermético arte que practicaban, cobraban un sueldo muy por encima de la media.

Hoy, en cambio, la informática está metida en todas partes, se ha metido en nuestras vidas hasta unos niveles que jamás habríamos podido imaginar, en nuestros trabajos, en nuestras casas, en nuestros coches, encima de nosotros en dispositivos cada vez más pequeños.

Primero el ordenador entró en los puestos de trabajo de la mano del procesador de textos y convirtió a muchos trabajadores en usuarios de la informática. Más tarde se abrió  paso en el hogar, el ordenador personal se convirtió en un electrodoméstico más y, en tercer lugar, vino Internet de la mano de la portabilidad – portátiles, tabletas, teléfonos inteligentes – que te mantienen permanentemente conectado a una red que representamos por una nube pero que sería más exacto dibujarla como una galaxia. A este proceso de cuarenta años que he resumido en un párrafo es lo que yo denomino popularización de la informática.

Hace ya tiempo que aquellos centros de proceso de datos como tales desaparecieron o, al menos, nadie sabe dónde están, en la nube nos dicen, ¿en qué nube contestamos?. Ni siquiera – con la virtualización[1] – sabes si trabajas con un ordenador que existe de verdad.

Y el informático hace mucho tiempo que colgó la bata, se hizo hombre y habitó entre nosotros, se hizo corpóreo, se desmitificó, perdió clase. Así que el informático, o mejor dicho, la idea que se tiene socialmente de la profesión informática actualmente,  es que se dedica a apagar y encender el ordenador de la secretaria del director comercial, sin atender a diferencias de funciones, conocimientos o niveles. Hoy en día se le llama como se llama al electricista o al tío de la fotocopiadoras, oficios que tienen toda la dignidad del mundo, pero que carecen de glamour.

Antaño le decías a una chica que eras informático y – con tal de no ser el hermano gemelo de Cuasimodo – ligabas, porque eras una suerte de astronauta,  ahora – si eres informático -  necesitas más que nunca ser guapo.

¿Qué es lo que ha pasado en estos cuarenta años?, bueno, la contestación fácil es decir que el grupo de profesiones conocido como “informáticos” se ha proletarizado, descualificado o desprofesionalizado, pero vamos a estudiar con más rigor este problema.

Lo primero que debemos señalar es que he utilizado conscientemente el término “grupo de profesiones” pues la visión social tiende a simplificar la imagen del informático reduciéndolo a una imagen única e indefinida.

Cuando los abuelos matan el tiempo mirando una construcción saben distinguir con un simple vistazo las distintas funciones que se pueden apreciar en la obra, saben distinguir entre arquitectos e ingenieros, capataces, jefes de obra, albañiles, electricistas. Pero si les dejaras en una empresa o departamento de informática sería incapaz de distinguir al administrador de las base de datos del ingeniero de sistemas, a un programador de un director de sistemas. Y si, como pasa en muchas empresas “modernas” no se usa corbata o se trata de un viernes y se pone en práctica el “casual Friday”, entonces no sería capaz ni de “distinguir” entre jefes y subordinados. Como todos andan con teclados y pantallas me diréis que es normal, pero si le preguntáramos a que se dedica un administrador de bases de datos no sería capaz de explicar su función y si explicaría perfectamente la de un arquitecto. 

Luego el primer problema con el que nos topamos es que, a pesar de la popularización de la informática, existe una visión social simplificada de lo que es la organización y jerarquía del grupo de profesiones que se integran en el sector de la informática. Va a resultar que el personal no “sabe” realmente de informática sino que se ha “acostumbrado” a ella. De modo que todos somos usuarios de un montón de aplicaciones, para nosotros la informática ha dejado de ser un arte hermético y, aunque gran parte de la población no tiene ni idea de hacer un programa, ya no le da importancia al hecho de que sean necesarios unos conocimientos técnicos muy especializados para hacerlo.

Este proceso de popularización de la informática ha traído consigo un aumento exponencial del sector y durante algunos momentos de la historia reciente, ha habido una enorme necesidad de especialistas en la materia, hasta tal punto, que primaba más la necesidad de profesionales que la calidad de los productos informáticos que se desarrollaban.

Esta escasez se cubrió en primer término con los estudiantes de informática, recuerdo que en los primeros ’80 nos iban a buscar a las aulas, conozco a muchos compañeros que no terminaron sus estudios seducidos por un buen sueldo. Juventud y dinero es un cóctel que tienta a cualquiera. Comoquiera que seguía habiendo escasez – y como no había una profesión reglada – las empresas buscaron profesionales de otras carreras, al principio las más próximas al sector y que ya habían proporcionado los profesionales de la primera generación de informáticos. Ingenieros industriales, de telecomunicaciones, físicos, matemáticos.

Pero después se abrió la veda y vino de todo, biólogos, historiadores, ópticos y ortopedistas, taxidermistas,  cualquiera que hiciera cuatro cursos y cuatro programas era ya de la profesión. Conozco dos casos de licenciados en filosofía y letras directivos de departamentos de informática que, por cierto, lo hacen bastante mal aunque formulan preguntas bastante interesantes acerca de por qué las cosas van mal. Así que el segundo problema que nos encontramos es el intrusismo profesional que hay en el sector.

Y es curioso revisar cómo el mercado de trabajo ha ido de la escasez a la saturación varias veces a lo largo de estos últimos años, según se iban produciendo expansiones y contracciones en el mercado informático, fundamentalmente, debido al desarrollo de nuevos paradigmas tecnológicos[2].

El último proceso histórico que, a mi modesto entender, ha influido de manera primordial en la proletarización de los informáticos ha sido el propio avance de la tecnología. Durante los últimos años se han desarrollado herramientas para el usuario final muy potentes y programas generadores de otros programas, entre otros, generadores de aplicaciones, para multimedia, para bases de datos, para desarrollar páginas Web y Weblogs. De manera que con unas pocas instrucciones básicas, proporcionadas de una manera muy visual – es decir mediante iconos -, permiten elaborar aplicaciones que gestionan realidades muy complejas.

La principal ventaja de estos generadores es con pocos conocimientos se pueden hacer muchas cosas y su desventaja es que los resultados son muy genéricos y, a veces, adaptarlos a los casos particulares – que es donde suelen satisfacerse las necesidades reales de los usuarios – suele ser difícil y caro.

Pero a los efectos del objeto de este artículo, cabe decir que si con poca formación se puede generar una aplicación con sus altas, sus bajas y sus modificaciones, ¿para qué se necesitan programadores?. La tecnología nos dio nuestro reino y luego nos lo quitó.

Pero es este un blog de sociología, ¿qué nos dice la sociología acerca de lo que le ha ocurrido al grupo de profesiones que forma parte del sector de la informática?. Bien, pues intentando no caer en el tedio, ya que el fin de este blog es divulgar esta ciencia de manera amena, vamos a ver ciertas aportaciones que nos ayudarán a comprender qué es lo que ha ocurrido en estos trepidantes años.

Aunque yo he hablado de desprofesionalización, descualificación y proletarización, como términos equivalentes, para la Sociología de las profesiones no lo son en absoluto[3].

La proletarización o descualificación, que fue definida por el sociólogo norteamericano Harry Braverman, postula que el proceso de cambio desde el empleo por cuenta propia hacia el empleo asalariado incide directamente sobre la naturaleza del trabajo profesional. Este proceso de asalarización ha afectado a todas las profesiones desde el comienzo del siglo pasado, cuando gradualmente se fue pasando de la artesanía a la producción industrial en cadena.

A lo largo de este proceso el trabajador pierde el control sobre su trabajo y sobre el producto del mismo, los profesionales asalariados pierden los valores asociados a su profesión, cayendo en la rutina, en las malas prácticas, la especialización del conocimiento y la enseñanza de la profesión recalcando la tecnología. La dirección de las organizaciones ha invadido las áreas de control profesional para menoscabar el poder administrativo de los profesionales y, en el proceso, los profesionales han perdido estatus y salario.

La desprofesionalización – debida entre otros a M. R. Haug-  en cambio, postula que los cambios sociales experimentados en la década de los años ’60 y ’70, hicieron nacer un nuevo modelo cultural que no acepta la autoridad basada en el conocimiento y desea ejercer un mayor control sobre las profesiones. La tendencia general a la escolarización universal y la mejora de los niveles educativos se interpreta por los teóricos de la desprofesionalización como un fenómeno de reducción de la diferencia de conocimiento entre el profesional y el cliente.

De manera que el monopolio profesional del conocimiento se ha ido erosionando a causa de la mejora del nivel educativo de la población, la división del trabajo profesional – es decir la especialización- y la aspiración de los consumidores de controlar a los profesionales y de alcanzar un equilibrio en su relación, la agregación de clientes en entornos burocráticos y el uso de ordenadores. A consecuencia, los profesionales pierden poder, autonomía y autoridad.

Hay que decir que según Mauro F. Guillén, ninguna de las dos teorías tiene un apoyo empírico apreciable, por lo que se trataría más de filosofía social que de sociología pura.

En mi opinión, ya sea por causa de los capitalistas que van mermando gradualmente el poder de los profesionales – la tesis de la proletarización -  o sea la sociedad en general la que va minando sus privilegios por que va espabilando – la tesis de la desprofesionalización – el caso es que parece cierto que las profesiones en general no es ya lo que  eran y que el prestigio social de las mismas va decreciendo. Ni médicos, ni ingenieros, ni abogados son lo que solían ser.


A mi entender existe, independientemente de la causa – proletarizadora o desprofesionalizadora - , una relación dialéctica entre la sociedad y las profesiones. Esta relación mantiene un diálogo positivo, en el que las profesiones ofrecen servicios a la sociedad y la sociedad les concede privilegios[4] a cambio. Y un diálogo negativo en el que la sociedad intenta reducir los privilegios que le ha concedido y las profesiones luchan por mantenerlos. Se trata de un pulso en el que unas veces las manos andan más cerca de las profesiones y en otras ocasiones éstas consiguen zafarse de la presión. Hoy en día parece que profesiones van perdiendo pero no sé realmente quién está ganando, porque no parece que la sociedad en su conjunto esté beneficiándose de ello.


Relación dialéctica entre la sociedad y las profesiones
Fuente: Juan Carlos Barajas Martínez


Otro motor en la dinámica de las profesiones es la que podríamos denominar la hipótesis del esoterismo, que se ve muy clara en la dinámica de las profesiones informáticas.  Guillén, lo expresa así: “una hipótesis fundamental es que cuanto más tácito y esotérico sea el conocimiento que sirve de base para el ejercicio profesional, más contribuye a la legitimación del profesional, pues resulta más difícil de entender para el profano”.

Con estos dos motores, el pulso sociedad-profesiones y la hipótesis del esoterismo, podemos establecer los principios que marcan el devenir de las profesiones en el tiempo. Según Wilenski, el proceso de desarrollo de las profesiones es el siguiente:

  1. Comienza con el ejercicio de la profesión sin un periodo previo de aprendizaje formal
  2. Continua con la organización de programas de enseñanza que permiten controlar la entrada en la profesión y estandarizar su práctica
  3. Cuando la profesión comienza a contar con demasiados miembros para el mercado existente, los profesionales establecidos se asocian para proteger sus monopolios presionando para obtener una legislación favorable. Los dos instrumentos que se usan para este fin son el establecimiento de licencias obligatorias para poder ejercer y la certificación profesional.
  4. Finalmente, Wilenski señala que la adopción de un código formal de ética profesional supone la consolidación definitiva de la profesión como grupo.

¿Pero qué pasa si una profesión, por muy diversas causas, no recorre todo el camino señalado por Wilenski?. Pues que no es un oficio, pero tampoco es una profesión. En sociología existe el término semiprofesión que creo que describe muy bien esta situación.

Para Parkin, las semiprofesiones son ocupaciones que justifican su demanda de recompensa sobre la base de calificaciones formales, pero que no han sido capaces de establecer un estricto cierre social profesional[5] mediante un monopolio legal o el control del núcleo y la calidad de los aspirantes. Para Fernández Enguita, se trata de un grupo de asalariados, incorporado en parte a la burocracia pública, cuyo nivel de formación es similar al de las profesiones, y que, estando sometidos a la autoridad de sus empleadores, sin embargo pugnan por ampliar su autonomía en el proceso de trabajo y por conservar o ampliar sus ventajas en la distribución de la renta, el poder y el prestigio frente a los miembros típicos de la clase obrera.

Bien ahora, como tramo final de este artículo, superpongamos la historia de las profesiones informáticas – que hemos visto al principio – y el aporte teórico de las distintas escuelas sociológicas que han estudiado las profesiones. ¿Qué es lo que ha pasado en la informática?.

Según Wilenski el primer paso en la creación de una profesión es el ejercicio de la misma sin un período previo de aprendizaje formal. Hemos visto que en los primeros tiempos de la informática, en aquellos enormes centro de proceso de datos, aquellos primeros semidioses con bata blanca y sus locos cacharros carecían de una formación específica y formal, normalmente eran profesionales de otras ramas de la ingeniería o científicos que recibían unos cursos en su empresa o en la empresas punteras de informática, en aquellos tiempos IBM o UNIVAC. Podemos afirmar que el primer punto de Wilenski se ha cumplido.

El segundo punto de Wilenski es el desarrollo de programas oficiales de enseñanza que permiten controlar el acceso a la profesión. A finales de los años ’60 se creó el Instituto de Informática, que fue el primer centro educativo oficial que impartió cursos reglados de informática. La titulación no era todavía universitaria. Hubo que esperar hasta octubre de 1977, cuando comenzó – a partir del Instituto – la Facultad de Informática adscrita a la Universidad Politécnica. Los licenciados en informática fueron los primeros titulados universitarios con un programa de estudios orientado a la formación de las ciencias de la computación, luego vinieron los diplomados como titulación de grado medio. Más tarde a mediados de los años ’90, cambiaron las titulaciones hacia la ingeniería superior y técnica en informática. Veremos qué pasa con las nuevas titulaciones de grado, para mí que vamos a peor, pero esto sería objeto de otro artículo.

Podemos decir entonces que el segundo punto de Wilenski se cumple también, aunque hay que admitir que en paralelo con los estudios oficiales ha existido un cosmos de estudios paralelos de informática en academias y centros más o menos oficiales, así como programas de formación en las empresas.

En el tercer punto de Wilenski encontramos los problemas insalvables. Se producido el asociacionismo previsto en este tercer punto pero no ha conseguido plenamente sus objetivos. La Asociación de Ingenieros e Ingenieros Técnicos en Informática (ALI) y las otras asociaciones profesionales que se han creado no han conseguido después de muchos años de lucha ni el monopolio de las funciones del informático ni siquiera la capacidad para firmar proyectos. A mi entender era una lucha de un pobre caballero contra un dragón enorme, el dragón de un mercado de trabajo con intrusismo institucionalizado y una sociedad poco dispuesta a conceder privilegios a un sector que considera como propio, recordemos que todo el mundo se considera programador o analista. Más aún, a  una sociedad cuya tendencia general es que todas las profesiones de mercado – entendidas como aquéllas que implican una relación profesional-cliente – se están viendo reducidas a profesionales de empresa, en régimen de asalariado y, por tanto, perdiendo estatus y privilegios.

De esta manera, los titulados universitarios en informática, no es que se hayan desprofesionalizado o, al menos, no se han desprofesionalizado más que otros gremios. El problema de la informática es que es una profesión frustrada, es una semiprofesión.

Evidentemente, si no pasamos el tercer punto de Wilenski, no tiene sentido hablar del cuarto.

Ciclo de Wilenski
Hitos en la informática
¿Conseguido?
1. Sin estudios reglados
Grandes CPD, informática corporativa
2. Estudios reglados
Miniordenadores, informática departamental
3. Asociacionismo profesional
Microordenadores, informática personal
No
4. Código ético
Resultado =
Semiprofesión
Ciclo de Wilenski aplicado a los titulados informáticos
Fuente: el autor.

Antes hablábamos de que la informática no era una profesión única sino un grupo de profesiones y hemos encontrado una explicación para los titulados universitarios pero, ¿Qué ha pasado con los que no disponen de titulación universitaria?. Al principio de este artículo hemos visto que también este grupo ha sufrido una pérdida general de estatus y consideración social, pero en este caso, creo que se ajusta más la hipótesis de la proletarización. Por lo tanto, por un lado, los  titulados universitarios no han logrado constituirse como profesión, quedándose en semiprofesión y los no universitarios se han proletarizado[6]. ¡Vaya panorama!, ¡cómo para recomendar a tu hijo que estudie informática!.   

El año pasado estuve en un curso con un montón de ingenieros en informática y en telecomunicaciones y, de éstos últimos, me sorprendió que tenían los mismos problemas que mis compañeros informáticos, subempleo y precariedad laboral. Pero en su caso, habría que estudiarlo detenidamente, me da la impresión de que si podemos hablar de desprofesionalización. ¿Quiénes serán los siguientes?.

Y ya para acabar querido lector, si has tenido la infinita paciencia para llegar hasta aquí lo menos que puedo hacer es regalarte un pequeño ejercicio de prestidigitación, o si lo prefieres, de mentalismo. ¡Sé lo que estás pensando desde hace un rato!, que soy un exagerado y que para desarrollar un producto o servicio informático no es necesario estudiar una ingeniería ni ir a Salamanca. Y que, en cambio, para hacer una casa como Dios manda es necesario contar con un arquitecto. Puede ser, no seré yo quien lo niegue que he conocido a brillantes informáticos no informáticos, pero los maestros de obra que levantaron la catedral de Burgos – y mira que es bonita, grande y sólida – no pasaron por ninguna escuela superior de arquitectura, eran brillantes arquitectos no arquitectos. Pensad en ello.


Juan Carlos Barajas Martínez


Notas:

1. En informática, virtualización, es la creación -a través de software- de una versión virtual de algún recurso tecnológico, como puede ser un ordenador, un sistema operativo, un dispositivo de almacenamiento u otros recursos de red

2. El mercado de trabajo en informática se ha expandido y contraído varias veces. Hasta finales de los ’80 se produjo una expansión continua que generó carestía de personal cubierto con profesiones sin formación específica en informática. A principios de los ’90 se produjo una contracción en el mercado consecuencia de la crisis económica que saturó el mercado de trabajo. A partir de 1996 se volvió a expandir debido a la eclosión de Internet y el efecto 2000 que resucitó la programación en ensamblador y COBOL. Se volvió a contraer suavemente con la crisis de las “.com” y posteriormente volvió a expandirse suavemente hasta el 2008 en el que la crisis galopante atacó como ha atacado a todos los sectores de la economía.

3. En concreto en la sociología de las profesiones hay tres grandes corrientes, el funcionalismo o estructuralismo o funcional-estructuralismo – que por todos estos nombres es conocido -, los neomarxistas o neomarxianos – lo de marxiano es para distinguir el Marx revolucionario del Marx sociólogo – y los neoweberianos. Todos con aportaciones distintas y muchas veces contrapuestas. En este campo hay una auténtica controversia. Y ahí es dónde yo he hecho trampa, lo reconozco. He cogido lo que más me gusta de unos y otros y he hecho un desarrollo lineal con el fin de hacerlo todo más claro. He hecho como si la sociología fuera un saber acumulativo, como la física, cuando dista mucho de serlo.

4. Cuando hablo aquí de privilegios, no hablo de privilegios de clase, sino de licencias profesionales, definición y monopolio de funciones de una profesión, etc.

5. Parkin define el cierre social como el proceso mediante el cual las colectividades sociales buscan ampliar al máximo sus recompensas limitando el acceso a los recursos y oportunidades y a un número restringido de candidatos. Ello supone la necesidad de designar ciertos atributos sociales o físicos como bases justificativas de tal exclusión. En el caso de los grupos profesionales, los procesos de cierre social se despliegan a partir del credencialismo, que es la forma fina que tenemos los sociólogos de calificar a la “titulitis”. No se trataría de buscar tanto la eficacia en un servicio o función como limitar y controlar la oferta de aspirantes a una determinada ocupación con objeto de presentar o mejorar su valor en el mercado. Por supuesto este cierre social tiene como contrapartida estrategias de usurpación practicadas por los agentes excluidos del proceso.

6. En este caso evidentemente no podemos hablar de que se ha pasado de la artesanía a la cadena de montaje, pero si parece que se ha dado un proceso de descualificación en las empresas desde el operador que cambiaba cintas en el UNIVAC 1100 al señor del CAU que atiende a los usuarios en una red local corporativa.


Bibliografía:

Mauro F. Guillén
Profesionales y burocracia: Desprofesionalización, proletarización y poder profesional en las organizaciones complejas
Revista Española de Investigaciones Sociológicas nº 51
Centro de Investigaciones Sociológicas
Madrid julio-septiembre 1990

Marta Jiménez Jaen
La Ley General de Educación y el movimiento de enseñantes
Servicio de Publicaciones de la Universidad de la Laguna
Tenerife 2000

Harry Braverman
Trabajo y capital monopolista
La degradación del trabajo en el siglo XX
Editorial Nuestro Tiempo S.A.
México, octava edición 1987

Los tíos con bata y un UNIVAC 1100




Licencia Creative Commons
La proletarización de los informáticos por Juan Carlos Barajas Martínez se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en sociologiadivertida.blogspot.com.

Esta licencia permite la copia respetando la autoría de la obra. No permite distribución comercial ni obras derivadas


33 comentarios:

  1. Ya me acuerdo yo de aquello, los llamaban cerebros electrónicos mucho antes de llamarlos ordenadores. Me da la impresión de que tienes razón, no se ha llegado a consolidar una profesión

    ResponderEliminar
  2. Como recuerdo la decada de los 80 con aquel grupo de "chalados" que revolucionaron un Ministerio con unos programs en UNIX que eran la monda y que ademas trabajaban constantemente y nunca se caian. Tuve la suerte de compartir con ellos muchos momentos agradables y me alegro de seguir contando con su amistad. Y en parte gracias a ella supongo, porque no habria otra forma de entenderlo, me endilgaron los envidiosos y pobres de espiritu que pupulan por la vida, el titulo de informatico de profesion y de negocio, aunque a la larga me hicieron el favor mas grande que nunca se podian haber imaginado.
    Juan Carlos, muchas felicidades.
    Jose A.

    ResponderEliminar
  3. Uno de esos chalados te agradece con toda su alma este comentario, te agradece enormemente tu colaboración en aquellos años y te agradece infinito tu ayuda en aquel viaje en el que yo empezaba con mi zamorana la mayor aventura de mi vida.

    MIl millones de gracias Delat

    ResponderEliminar
  4. Completamente de acuerdo.
    Los informáticos o tiracables, o mejor aún herramienta instrumental de las organizaciones para conseguir sus objetivos estratégicos (que no definirlos... a tanto no llegamos).
    Tengo que reconocer que soy Licenciada en Informática, y también he hecho cursos de primeros auxilios, y he echado una mano a un maestro de obras en la familia, incluso me sé un montón de leyes. Pero por todo lo anterior, ni trabajo en un centro de salud, ni construyo casas, ni mucho menos me planteo juzgar a nadie... creo que soy sólo eso: un INFORMÁTICO, ni más ni menos.

    Ya lo sabes JC, me tienes enganchada al blog.
    E.

    ResponderEliminar
  5. Primero de todo felicitaciones por un artículo tan trabajado, en que las notas son tan interesantes como el artículo en sí.
    Además, el tema me toca de cerca. Aunque no me siento un semiprofesional en mi trabajo, tienes toda la razón en que no existe nada de los derechos o 'privilegios' de una profesión en ser 'informático'. De hecho, cada vez que tengo que rellenar algún formulario con ese dichoso campo no sé muy bien que poner... Está claro que la rápida evolución de la tecnología ha dañado a nuesta semiprofesión. Ha pasado de esotérica a devaluada jaja. Por mi parte sigo considerándome un 'artesano' de la informática, utilizando todavía mucho más mis dedos tecleando 'ifs' y 'whiles' que dándole al 'click'.
    Y como alguno de los comentaristas anteriores, he tenido la suerte de compartir contigo muy buenos momentos profesionales. Al igual que ahora consigues con la sociología, tus análisis hacían la informática mucho más divertida.

    Carles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carles eres un hacha con tu artesanía de ifes y whiles, puedo dar fe de que si esto es una semiprofesión tu NO eres un semiprofesional bajo ninguna circunstancia.

      Millones de gracias

      Eliminar
  6. Muchas gracias Emot,viniendo de persona tan sabia como tú, tus comentarios son como música celestial para mí.
    ¿Es verdad que sabes de obras?, lo digo porque tengo unos chaperones por casa que... jajaja es broma.

    Una vez más millones de gracias

    ResponderEliminar
  7. Madre mía Juan Carlos, no sé por dónde empezar!!!

    Como víctima directa de esta desprofesionalización creo que tengo demasiado lío acumulado a lo largo de los años... creo que desde que empezamos la ingeniería.

    Durante ese período, y aunque parezca mentira, tuve que luchar, incluso con mis propios compañeros, en dignificar nuestra profesión... para ellos su labor era o la de tiracables o la de picacódigo.. no se daban cuenta de que se estaban tirando piedras a su propio tejado.

    Y así es; entre que la informática es una ciencia etérea, que no se sabe muy bien en qué consiste (un proyecto industrial, arquitectónico o químico se sabe perfectamente, físicamente, en qué consiste, qué produce, quién interviene...), todo el mundo puede "meter baza"; hoy en día hasta mi abuela "es informática" (porque ha dado un cursillo en el centro cultural del barrio), y me pregunta que si para eso he tenido que estudiar una carrera!!

    Fue una rama que surgió casi casi de la nada. Tuvo un gran boom, una gran exigencia de profesionales. No se tuvo tiempo siquiera de sentar las bases para delinear los límtes de la nueva profesión. Es un mercado acelerado. Necesitan producir rápido. Necesitan gente, y les da lo mismo que sepan mucho o poco; lo único que les interesa es cumplir con los plazos. Es decir, se parchean proyectos, se parchea la profesión, se parchea la educación universitaria.

    De ahí que los proyectos informáticos suelan ser caóticos, que nunca se cumpla con el plazo estimado (señores, ¿quién les ha enseñado a estimar un proyecto informático? oiga, que esto no es una campaña de márketing). Si los jefes han estudiado derecho, economía o protocolo, es NORMAL que no dimensionen bien, que tengan errores conceptuales. Que ese vacío no se suple con un cursillo. Que ese vacío se suple con una carrera (madre mía que miedo lo del grado), de 5 años.
    Y no nos vale esto de que "bah, como es de informática; si yo sé de ordenadores" -_-' ¿Sabe usted de procesos industriales? ¿sabe usted de plantas químicas? ¿sabe usted de desarrollos arquitectónicos? anda, ¿y de pilotar un avión? pero si eso está chupao, si todos hemos jugado a los aviones en los simuladores del pc... con joystick y todo!!

    En fin Juan Carlos, qué te voy a contar que no sepas y sufras ya... yo es que me enciendo, me enciendo de mala manera!!
    Que tus hijos no estudien informática, por favor!!!
    ;)
    Gran post!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Ana, casi te ha salido un artículo tan largo como el mío. Es natural que te sientas así, como decía en el artículo los jóvenes lo tenéis más difícil porque habéis llegado tarde al reparto, y, los maduros que no han conseguido blindarse lo tienen peor aunque casi nunca se habla de ellos.

      En fin, de todas formas te auguro un futuro mejor ya verás y lo mismo algún día hasta puede que seas mi jefa.

      Un abrazo muy fuerte y gracias por tus comentarios.

      Eliminar
  8. Madre mía, me ha encantado el análisis. Me pasa como a Ana, tengo tantas cosas que opinar sobre este tema que no sabría por dónde empezar.

    Estoy de acuerdo con Ana porque creo que, en ocasiones, muchos ingenieros informáticos colaboran en desprestigiar su propia profesión asumiendo que es la de programador y no la de gestor de proyectos, y también con gestos tan simples como el negarse a ir a trabajar en traje. Llamadme superficial si no estáis de acuerdo, pero por qué en muchas empresas todos los profesionales van en traje a trabajar y los informáticos se niegan, acudiendo en vaqueros y desaliñados ... Evidentemente no es algo general y no es tan relevante, pero sí me parece significativo, como un símbolo del desprestigio de la profesión. Tanto en la empresa en la que trabajó mi madre, como en la que trabajó mi padre o en la que trabaja mi hermana, los informáticos van con esa imagen a trabajar y eso contribuye a quitarle seriedad a su labor.

    Por otro lado, he sido testigo de la lucha de la ALI por conseguir que se reconozca nuestra profesión como debe ser, y también creo que es como tirarle piedras a un dragón. Es eso, cualquier matado hace un curso de programación en java y ya se autodenomina "informático". Así nos va como nos va y se ven los códigos que se ven. Madre mía, la cantidad de cosas que aprendí en la universidad ... Y he tenido la oportunidad de comparar programas hechos por gente que ha pasado por la universidad y otros hechos por los de los cursos de Java y no tenían color.

    Pienso que, a medida que la sociedad de la información avance y avance, llegará un punto en el que esta situación estallará. Un poco como lo que pasó con la crisis del software pero no sólo en la comunidad de informáticos si no a escala mundial. Quizá será una brecha de seguridad en algún sistema muy crítico ... o un fraude provocado por los sistemas (aunque esto ya ha pasado, por ejemplo con lo de Societé Generale y no le dieron casi importancia a la brecha de seguridad que había en los sistemas, o si se la dieron, yo no me enteré...). No lo sé, pero algo pasará que hará tomar conciencia de la necesidad de profesionalizar de verdad la informática y de apostar de verdad por la calidad de los sistemas informáticos.

    Es mi opinión pero igual es una utopía y este momento no llega nunca ...

    PD: me ha encantado: "Conozco dos casos de licenciados en filosofía y letras directivos de departamentos de informática que, por cierto, lo hacen bastante mal aunque formulan preguntas bastante interesantes acerca de por qué las cosas van mal" xDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida CeNedra gracias por tus comentarios.

      A mi también me hace gracia lo de los directivos filósofos, yo mismo me reía cuando lo escribía, pero es cierto, es una situación sacada de la realidad.

      En lo de la corbata prefiero no entrar, creo que da para un post, a lo mejor hago un artículo específico sobre esa prenda que lleva a nuestro cuello al menos dos siglos.

      Me parece muy interesante vuestra perspectiva (la de Ana y la tuya), vuestra experiencia, porque es distinta de la mía, porque yo - por edad - llegue antes a esta profesión y he vivido tiempos mejores.

      Yo también he visto las diferencias entre el código escrito por alguien que ha estudiado Teoría de la Programación y Algorítmica de uno que ha ido a la Academia Mengano. Y lo he visto en Java, pero también en COBOL, en RPG-II, MODULA, ADA, SQL, etc. Pero es que casi nadie se fija, salvo gentes como nosotros, en si para ir del punto A al B se sigue la línea recta o se va haciendo espirales, mientras cumpla con los requisitos funcionales. Luego si el programa ocupa mucha memoria o es lento o casca por todos lados todo el mundo se encoge de hombros. En fin lo he visto tantas veces que ya ni me molesta.

      Espero que el uso de la teoría sociológica para la explicación de un fenómeno del que sois parte viva os haya dado una nueva forma de ver las cosas. Precisamente eso es lo que los sociólogos llamamos "mirada sociológica". Cuando aplicas esta mirada a los problemas sociales encuentras respuestas sorprendentes a cosas que dabas por sentadas porque siempre habían sido así, como el último párrafo sobre los arquitectos.

      De nuevo muchas gracias. Un abrazo

      Eliminar
  9. Señores informaticos, ante todo mis respetos ante su profesion la cual considero mi futura. Tambien estuvo muy bueno tu artículo y queria dejar una pequeña opinion.
    Tengo 16 años y planeo estudiar informatica, creo que teneis razon, la sociedad ha dado una mala imagen de lo que actualmente es la informatica, un claro ejemplo esta en que cuando un amigo me pregunta que quiero estudiar y le digo informatica me responde y cito textualmente : " Pa' estar en feisbuk no cabron" Creo que la gente piensa que un informatico es una personilla encerrada en una habitacion a la cual le pagan por chatear y estar en lo que la juventud de ahora le encanta, enfrente a un ordenador. Si les soy franco aun me falta sabiduria y entendimiento para saber con exactitud cual fue el origen de este pensamiento y de este estereotipo. En todo caso no nos desanimemos, sigamos luchando, tenemos el conocimiento de ciencia globalizada no hay que perder las esperanzas hay que moverse, hacerse oir por que cuando han escuchado que en las noticias digan: Un informatico logra acabar con la pedofilia en la web, mas sin embargo siempre escuchamos que cientificos descubren vacunas nose que o lo otro.
    En conclusion, debemos de movilizarnos, ud. Como informaticos y nosotros como los futuros, debemos mostrar y reflejar al mundo lo que la informatica siempre ha sido, "El orden virtual que guia los caminos del mundo profesional e incluso social"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mario y, aunque la profesión no esté en su mejor momento - al menos en España -, sigue tu vocación, que parece muy clara y fuerte, y hazte informático. No hay nada peor que hacer algo que no te gusta durante 8 horas a lo largo de 40 años de vida laboral. Puede ser desesperante. Así que ánimo, elige una buena Universidad si puedes y adelante. Te esperamos. Necesitamos gente como tu.
      Si tienes cualquier duda y este viejo caminante puede ayudarte ya sabes: sociologiadivertida@gmail.com

      Eliminar
  10. És muy triste que admitamos una actitud derrotista. Yo no creo que el prestigio de la profesión esté tan por los suelos. Hay que saber venderse.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya he recibido algún comentario de este tipo y no puedo estar de acuerdo. No se trata de actitud derrotista, ni se trata de saber venderse como profesión. Todas las profesiones siguen un determinado proceso de creación y consolidación que Wilenski estableció en cuatro pasos a partir del estudio y de las observaciones de casos reales. En muy opinión WIlenski refleja muy bien este proceso. EN el caso de la informática, las peculiaridades que cito en el artículo han frustrado la creación de una profesión formada y reglada al estilo de arquitectos, ingenieros de caminos y otros. No es un problema de saber venderse, un individuo puede saber venderse ante sus jefes o ante sus clientes, pero un colectivo grande es algo más complicado, sigue las reglas de dinámica de la sociedad y el análisis de las mismas es mucho más complejo. Respecto del prestigio de la profesión espero que estés en lo cierto, yo no tengo esa percepción.

      Eliminar
    2. Mi respuesta aquí, por si a alguien le interesa:

      http://alvaritogrillo.blogspot.com/2012/04/respuesta-un-blog.html

      Ha sido cuestion de espacio, aquí sólo me dejaban poner 4095 caracteres.

      Saludos.

      Eliminar
    3. Ante todo muchas gracias por leer mi artículo y me alegro de que te haya gustado.
      Me temo que no voy a ser yo el que inicie un debate porque no veo ningún desacuerdo con lo que dices y tampoco veo tu testimonio como contradictorio con mi artículo. La tuya es una visión personal basada en la experiencia de tu larga vida profesional y mi artículo es una aproximación al problema de la pérdida de estatus de nuestra profesión desde la mirada sociológica, que es una herramienta muy útil, divertida y explicativa.
      POr cierto el escudo, el núcleo de ferrita, siempre me ha parecido genial, espero que tu amigo cobre derechos de autor.
      Un abrazo

      Eliminar
  11. Muy buen articulo. ¡Felicidades!

    No obstante no deja claro ¿Qué es? ¿Qué hace? ¿Qué responsabilidades tiene? ... etc. como PROFESIONAL un Ingeniero en Informática o un Ingeniero Técnico en Informática.

    Quienes deseen conocer las respuestas a estas preguntas las pueden encontrar en:

    Descripción del Ingeniero en Informática e Ingeniero Técnico en Informática para incluir en el CNO 2011.
    http://www.sitic.es/publico/SITIC%20ocupaciones%20II-ITI-CNO.pdf

    Perfiles en Informática
    http://www.sitic.es/publico/SITICperfilesprofesionales2011.pdf

    ResponderEliminar
  12. Pues no, no era esa la intención del artículo. De todas formas ahí están los enlaces. Gracias Chema.

    ResponderEliminar
  13. el tío de la bata5 de abril de 2012, 5:21

    Los siguientes en caer desgracia, los economistas. Hoy en día todo el mundo se cree que sabe de economía y finanzas porque escucha intereconomía, lee las páginas salmón de El País o El Mundo, y se lee todos los días en el curro los titulas de Expansiom.com y ConDias.com. ¡Cuando ni los economistas tienen ni idea de economía! (esto último es una pequeña puñalada a esos seres que, o nos han hundido, o que no saben sacarnos a flote tras el hundimiento).

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias tío de la bata por tus comentarios.

      Eliminar
  14. Bueno el articulo es de lo mejor y para todos aquellos que os digan que para esto habeis estudiado una carrera yo les haria la siguiente prueva cogeria un pc normal sin sistema operativo y le diria que a ver que son capaces de hacer ellos sin los informaticos o que intenten navegar en internet sin un navegador y asi sucesivamente como tu dices cualquiera se cree con conocimientos de informatica pero recordad la fabula del rey desnudo fue un niño el que dijo el rey esta desnudo solo hay que ser niño para decir que el rey esta desnudo

    Un futuro niño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus comentarios y por leerme. No se me ocurre mejor futuro que el de ser niño, ¡qué suerte!

      Eliminar
  15. Bueno como empezar. Tengo 40 años, una licenciatura en Geologia y un doctorado en Filosofia.

    Ah!!! soy informatico desde hace 12 años. MMMMmmmm muchisimo mejor profesional que muchos con sus titulos en tal materia.

    Sí, desde los 14 años realice multitud de cursos y masters en diversas materias informaticas. Por otra parte, en Filosia me interese por asignaturas de desarrollo de lenguajes informaticos e inteligencia artificial. Al fin y al cabo, un lenguaje de programacion no es mas que una forma de comunicacion, una forma primaria de pensamiento si me permiten el disparate.

    Es decir, tiene mucho que ver y en el fondo todo se relaciona

    No obstante, como filosofo que soy se de muchas empresas como IBM por ejemplo que en sus cargos medios y altos priorizan personas con carreras "de letras" con grandes conocimientos tecnicos en informatica. Por lo menos en EE.UU.

    Veran ustedes, en la mayoria de los casos es mucho mejor "directivo informatico" un filosofo con grandes conocimientos tecnicos de informatica. Es mucho mejor a la hora de gestionar personas, enfrentarse a problemas, comunicarse con otros departamentos, etc. que un excepcional ingeniero informatico con ciertos conocimientos de multiculturalidad, psicologia, sociologia y un gran etc.

    Cuando hay un problema en un departamento informatico, lo deseable es ir a un jefe que sepa escuchar y entender el problema (solo entenderlo). Que pueda analizar la situacion, empatizar, comunicarse con otros departamentos de manera optima sobre todo si es una empresa multinacional (multicultural) y un largo etc, a la hora de tomar una decision y buscar soluciones a dicho problema.

    Lo que no es deseable es ir a un jefe que se presupone que es mejor tecnico que el que va, que no tiene empatia, que no sabe dialogar de manera efectiva, que cuando habla con otros departamentos lo hace casi siempre a la defensiva y un largo etc.

    No pretendo atacar a nadie, malos profesionales los hay en todas partes y tambien buenos. Pero un titulo no hace a un profesional.

    Intrusion... bueno.... depende

    ¿quien es mejor diseñador web? ¿uno que ha estudiado bellas artes y ha dado 1 año de cursos orientados al diseño web y en un par de años se habra fogeado? ¿o un informatico de gestion con unos cursos de photoshop y algo mas? Nunca vi en la carrera de informatica una asignatura de Psicologia del Color o simplemente buen gusto y sentido comun.

    Siento se tan simplista pero creo que no exista un intrusista en un puesto de ingeniero de sistemas de una gran empresa porque exije conocimientos muy muy especificos. Ahora bien... ¿para programador j2EE?

    Creo que como bien se dice la informatica abarca muchos campos. Algunos son suceptibles de poder ser ocupados por profesionales que no han cursado carrera de informatica alguna, pero otros no.

    De hecho, muchas profesiones que se consideran informaticas como la de Diseñador Web o desarrollador de videojuegos abarcan en realidad bastantes carreras universitarias que utilizan la informatica como herramienta.

    Es como si el cantero considerara al escultor como un intruso por utilizar sus herramientas y su materia prima. Son profesiones diferentes que utilizan herramientas semejantes.

    Creo que es un error que un puesto claramente orientado a un informatico puro este ocupado por un no ingeniero informatico. Ahora bien... uno de los mejores expertos en SQL de España es amigo mio, le conoci en mi empresa y es licenciado en Filosofia tambien. No lo digo yo lo de experto y en esos puestos, lo dice Microsoft.

    En fin, que utilizar como herramienta un lenguaje de programacion no categoriza a la profesion como eminentemente informatica. Y esto por poner solo un ejemplo.

    Siento no poder apoyar mis argumentos con una buena biliografia sobre el tema (en ingles y aleman) pero es mi pausa del cafe. Y disculpen si las ideas estan un poco "alborotadas"... apenas puedo perder un segundo en medio de una migracion (tranquilos... esta todo controlado :))

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como sociólogo si me tuviera que encuadrar en una tendencia – no me atrevo a hablar de “escuela” – me autocalificaría como neoweberiano o weberiano. Max Weber era partidario de una sociología libre de valores y yo también, al menos lo intento.

      El problema de ser sociólogo es que eres como un físico que estudiara el choque de móviles desde dentro de uno de los vehículos en vez de hacerlo desde fuera de experimento y con instrumentos de medida, estás mediatizado aunque no quieras.

      Dicho esto, y reconociendo que tengo una opinión negativa del intrusismo en la informática, pues ha habido mucho intruso y muy malo, querría señalar que sólo he tratado el intrusismo como una de las causas por las cuales el trabajo en informática no ha logrado convertirse en una profesión, en el sentido sociológico del término. No es el tema principal del artículo pero no se puede dejar de lado teniendo en cuenta el objeto del mismo.

      Como digo al final del post he conocido brillantes informáticos no informáticos, pero, en mi modesta opinión, son los menos si tenemos en cuenta la ingente legión de los que se montaron en el carro. ¿Puede haber un doctor en filosofía buen informático?, por supuesto, que los dos que conocí – que por cierto no tenían el doctorado – eran un fiasco, también. Y, por último, ¿podría haber un doctor en filosofía buen arquitecto?, pues también creo que sí, pero no podría ejercer, tendría que coger una máquina del tiempo e irse al siglo XIII a poner pináculos a la catedral de Burgos. Pero todo esto en el fondo es anecdótico.

      Muchas gracias por leer el artículo y por tus comentarios

      Eliminar
    2. Hola,

      En tu exposición das precisamente la prueba contraria a lo que expones, es más, a pesar de tu extensa experiencia tienes una visión muy corta de la profesión de informático.

      El Licenciado/Ingeniero en informática no es un programador y si me apuras, ni tan siquiera un analista, es un gestor igua lque lo es un Jefe de Obra (Caminos, Arquitectura,....). La diferencia radica en que no causa el mismo efecto de extrañeza ver poner ladrillos a un arquitecto a un Ing. de Caminos, que programar a un informático.

      Yo, Ingeniero en informática tb se calcular estructuras, electrónica, electricidad etc... y no por ello puedo firmar proyectos de esas disciplinas aunque como tú dices pueda saber más que un teleco en comunicaciones, un electrónico o un eléctrico.

      La inteligencia emocional, las competencias directivas y otros skills no se adquieren exclusivamente en carreras de letras, no te parece?.

      No quiero extenderme, el Licenciado/Ingeniero en informática es eso un Ingeniero con competencias que le permiten gestionar proyectos y dirigir personas, no un programador aunque programe.

      Un saludo

      Eliminar
  16. Buenas tardes...

    Ante todo muy buen post, muy de acuerdo estoy en todo.

    Tengo 24 años, soy técnico medio de explotación de sistemas y técnico superior en Desarrollo de aplicaciones y técnico superior en Administración de Sistemas...

    Aunque la informática ha estado en mi desde el principio y tuve claro a los 10 años que quería ser informático, prácticamente me dedico a ella "profesionalmente" desde hace 4 años.

    Tengo que decir que creo que el problema de todo es esta sociedad que cree saber lo que en realidad no sabe y os pongo el ejemplo de mis 3 módulos en los que entra gente (30 personas en 1º) que se supone que saben "algo" o que están decididos a estudiar informática porque es lo que les gusta y acaban titulando 10 por la sencilla razón de que Facebook, videojuegos, seguir un tutorial y saber escribir en word no es informática...

    SORPRESA!! La informática no es de colorines...sino de blanco y negro y con muchas letras raras...ay ay ay!! Que confusión...

    Respondiendo a Rebeldía. Perdona que te diga con todo el respeto el problema es el de las fresas con nata o la nata con fresas. ¿Qué es mejor, un informático con conocimientos también de X lo que sea o un X(digamos en tu caso filosofo) con conocimientos de informática???

    Está claro que cuantos más conocimientos mejor, pero, perdóname, seguro que hace mejor un programa un informático con conocimientos de "X" que un filósofo con conocimientos de informática. Eso es así y es innegable y perdona que te diga el problema de que la informática hoy en día sea una mierda es para empezar de las empresas que han convertido la informática en una tienda de 100pesetas de los chinos que vende programas baratos y malos que valen para un roto y el segundo problema es de todos los "informáticos de palo" que se siguen creyendo informáticos a pesar de no serlo.

    Yo no culpo a esa gente porque de algo hay que comer, y ya que en España solo se valora la construcción (y ya ni eso) y ya que del pastel de la informática se puede comer bien nadie les culpa por ello pero el problema es obvio y está ahí...
    Con el tema de los jefes sigo discrepando, yo creo que prefiero a un tío que sepa de lo que habla por muy seco que sea (porque aquí se viene a trabajar no a hacer amigos) que a un charlatán que vende humo y “actúa” por encima de los demás cuando todavía no ha estado tragando tierra abajo.
    ¿Cómo puedes controlar a una serie de profesionales o una serie de problemas si no eres especialista en ello? Así pasa…

    En pocas profesiones serias (Abogados, Arquitectos, Médicos, etc) se le permite a cualquiera ejercer sin serlo, cayendo en la ilegalidad incluso. ¿Porque entonces sí que ocurre en la informática cuando el mundo está soportado por esta, cuando desde los trenes hasta tu coche dependen de ella?

    Quizá no se valora lo suficiente…Quizá todo el mundo está tranquilo porque todo funciona hasta que deje de funcionar porque 4 “informáticos” y 4 “jefes” que controlan mucho de filosofía y “mucho” de informática se topan con algo que no esperaban…

    Ahí lo dejo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  17. MUchas gracias por tus comentarios Jose Ramón, y me alegro de estar en sintonía contigo y, por último, darte también las gracias por leerme.

    ResponderEliminar
  18. Hola,

    En tu exposición das precisamente la prueba contraria a lo que expones, es más, a pesar de tu extensa experiencia tienes una visión muy corta de la profesión de informático.

    El Licenciado/Ingeniero en informática no es un programador y si me apuras, ni tan siquiera un analista, es un gestor igua lque lo es un Jefe de Obra (Caminos, Arquitectura,....). La diferencia radica en que no causa el mismo efecto de extrañeza ver poner ladrillos a un arquitecto a un Ing. de Caminos, que programar a un informático.

    Yo, Ingeniero en informática tb se calcular estructuras, electrónica, electricidad etc... y no por ello puedo firmar proyectos de esas disciplinas aunque como tú dices pueda saber más que un teleco en comunicaciones, un electrónico o un eléctrico.

    La inteligencia emocional, las competencias directivas y otros skills no se adquieren exclusivamente en carreras de letras, no te parece?.

    No quiero extenderme, el Licenciado/Ingeniero en informática es eso un Ingeniero con competencias que le permiten gestionar proyectos y dirigir personas, no un programador aunque programe.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  19. Hola anónimo, pues en tu caso haces declaraciones muy contundentes que no argumentas y eso, en un debate escrito, es como tener un tío en Alcalá. ¿Qué es lo que afirmo que va en contra de mi exposición?, ¿toda mi exposición, los cinco folios o parte?, ¿por qué tengo una visión corta del informático?, ¿dónde digo que un ingeniero informático es un programador?, no sé, no acabo de entenderte.

    Por último lamento que todo el debate se centre en el intrusismo, realmente el objeto principal del artículo es explicar por qué el grupo de profesiones informáticas (no sólo el programador) no se ha consolidado precisamente como profesión desde un punto de vista sociológico según el ciclo descrito por Wilenski. Siendo el asunto del intrusismo una de las razones de ese proceso frustrado.
    Muchas gracias por leerme

    ResponderEliminar
  20. Bueno, bueno... Me uno al debate exponiendo mi experiencia. Yo estudié ciencias físicas en la universidad, incluyendo una asignatura de métodos numéricos y programación en FORTRAN (ayayayay) y un curso de C con el que se suponía que tenía que programar los protocolos de comunicación entre un PC y un aparato electrónico para realizar experimentos de laboratorio a bajas temperaturas. Cuando estaba terminando la carrera corría el año 2000, y el trabajo que encontré más rápidamente fue el de programadora en una multinacional de consultoría. Cuando empecé a trabajar y en mi familia me preguntaban a qué me dedicaba, me resultaba extremadamente difícil explicárselo, ya que la mayoría ni siquiera habían utilizando nunca un ordenador. Hoy en día me resulta todavía más difícil explicarlo, precisamente porque la informática "está en el aire" y todo el mundo piensa que es un experto en el tema. Y muchos de los jefes que me he encontrado piensan igual, y que para esto de los ordenadores vale cualquiera, y que dan una patada a una piedra y encuentran 20 personas dispuestas a hacer lo mismo que tú por menos dinero, y que un analista se hace en 2 meses, y que los jefes de proyecto no aportan nada... Podría poner muchísimos ejemplos más. Para terminar me gustaría añadir que personas poco profesionales, o malos profesionales, los encontramos en todos los sectores: el barrendero que pasa de levantar los ojos de la escoba, el camarero que confunde los pedidos de una mesa, la peluquera que sabe mejor que tú mismo lo que realmente quieres...

    ResponderEliminar
  21. Muchas gracias Cristina por tus comentarios, por tu experiencia personal - dicho de paso, me suena un motón lo que cuentas - y por leer mis artículos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar